martes, marzo 03, 2015

Medita fumando






Una propuesta para dejar de fumar viviendo el aquí y el ahora, haciendo de cada acción una meditación. Hoy 3 de Marzo de 2015 en el canal Cosmovision, canal 10 UNE, hora 3 p.m. a 4:30 p.m.

¿Cuál es la razón para que una persona se vuelva adicta al tabaco?
¿Qué detiene a los fumadores para dejar de fumar?
¿Qué lleva a un fumador a dejar de fumar?
¿Cuáles son las consecuencias de salud y emocionales que enfrenta el fumador?
Hablemos de la fuerza de voluntad y el síndrome de abstinencia.
¿Qué pasa con los cigarrillos especiales?
¿Cómo es posible dejar este hábito?

lunes, marzo 02, 2015

Cómo aprendí a dormirme en menos de 1 minuto


Por JOSÉ ANTONIO CAMACHO


La periodista Alina Gonzalez escribe este interesante artículo para todos aquellos desvelados, los que día a día, luchan ferozmente por mantenerse despiertos después de una pésima noche de descanso. Con los siguientes consejos, tu batalla con Morfeo quedará en el pasado.

Insomnio y estrés

Era la semana antes de la boda de mi mejor amiga y mi ansiedad (nervios, además de la emoción) había llegado a niveles épicos. No estaba durmiendo, por decir lo menos. Parte de eso, tenía que ver el discurso que daría como dama de honor. Estaba aterrada y no era capaz de conciliar el sueño.

Después de tres días de quedarme despierta hasta altas horas de la noche, tímidamente le admití a mi amiga que estaba demasiado nerviosa como para quedarme dormida. Ella, la novia, dormía como un bebé la semana antes de su propia boda, y me dijo que intentara hacer el truco respiratorio: “4-7-8”.

Mi amiga es profesional de la salud y estudia técnicas de meditación y de respiración para alivianar el estrés. Me dijo que esta técnica iba a cambiar mi vida. Sólo tienes que respirar por la nariz durante cuatro segundos, contener la respiración durante siete segundos y exhalar por la boca durante ocho segundos. Me explicó que la combinación de los números tiene un efecto químico en nuestros cerebros, por lo cual rápidamente frena nuestro ritmo cardíaco y nos manda derecho a dormir. “Realmente funciona, es una locura”, me dijo.

Cómo funciona

No podía esperar para probar este truco, y para mi incredulidad, me desperté a la mañana siguiente sin siquiera poder recordar cuando llegué al octavo segundo de la exhalación. Me noqueó extremadamente rápido. Durante las siguientes cuatro noches previas al gran día, incluso a medida que aumentaba mi estrés, pude conciliar el sueño desde el minuto en que hacía el truco 4-7-8. Además lo usé para relajarme en los momentos previos al discurso.

Cuando nos sentimos estresados o ansiosos, la adrenalina corre por nuestras venas, nuestro corazón late a un ritmo más rápido, y la respiración se vuelve agitada y superficial. Así que antes de entrar en los detalles detrás de cómo funciona el truco 4-7-8, quería explicarles en mis propias palabras lo que se siente cuando lo pruebas. Para mí,el efecto de la técnica de respiración se siente casi como una droga sedante, porque al contener la respiración durante siete segundos y luego exhalar por ocho, tu cuerpo se ve obligado a frenar el ritmo de tu corazón, no tiene otra opción. El contener la respiración y luego lentamente exhalar durante ocho segundos, genera una reacción en cadena. Se siente como pasar de una maratón desenfrenada a la línea de meta con una lenta y pausada caminata en el parque.

Cuando lo intentes por primera vez, estarás desesperado por volver a inhalar, o querrás acelerar la cuenta, pero si nos atenemos a los números (o al menos tratas de hacerlo), y no te saltas ningún paso (en otras palabras, consecutivamente repites el 4-7-8 sin reanudar la respiración regular), literalmente podrás empezar a sentir tu ritmo cardíaco más lento, verás que tu mente está más tranquila, y todo tu cuerpo se relajará. Sentirás cómo si fuera un remedio relajante.

¿Conoces la sensación de ser sometido a anestesia, donde en un minuto estás consciente, y lo siguiente que recuerdas es que estás despertando? Eso es lo que es esto para mí: tan pronto como comencé a practicarlo, me despierto en la mañana y ni siquiera puede recordar haber comenzado el 4-7-8 la noche anterior.

Ahora los detalles más técnicos: Las personas que están estresadas ​​o ansiosas, presentan una carencia crónica de la respiración, porque la gente estresada respira breve y superficialmente e incluso a menudo inconscientemente contienen la respiración. Al extender tu inhalación a una cuenta de cuatro, estás obligándote a ti mismo a tomar más oxígeno, permitiendo que éste pueda afectar tu torrente sanguíneo para contener la respiración durante siete segundos, y luego al exhalarla de manera constante durante ocho segundos, emitir dióxido de carbono de los pulmones. La técnica reducirá efectivamente el ritmo cardíaco y aumentará el oxígeno en la sangre, e incluso puede hacer que te sientas un poco mareado, lo cual contribuye al leve efecto que tiene como sedante. Inmediatamente relajará tu corazón, tu mente y en general tu sistema nervioso central, ya que estarás controlando la respiración.

Cómo puede funcionar para ti

Las prácticas de respiración consciente han sido una parte importante del yoga y de las modalidades de bienestar orientales durante siglos, pero no son muy populares en la cultura occidental.

Aunque no estoy prometiendo que la práctica de esta técnica de respiración puede luchar contra enfermedades o proporcionar beneficios clínicos, te puedo decir una cosa:si te afecta como lo hizo conmigo, te ayudará a conciliar el sueño de una manera más rápida. No sólo es gratuita, sino que también funciona para una gran cantidad de situaciones distintas. Además de usarla para conciliar el sueño en un apuro, la puedes practicar si te despiertas en medio de la noche y te encuentras pensando en algo que tienes que hacer al día siguiente, con el fin de volver a dormir, si estás nervioso antes de un evento (como una boda, o dar un discurso), o si estás enojado por algo y quieres calmarte. Mi amiga ( la novia que dormía como un bebé la semana antes de su boda), se pone nerviosa al volar y lo usa antes de los vuelos y durante el avión si hay turbulencia.

Ahora es lo que uso para conciliar el sueño todas las noches y cada mañana me sigo sorprendiendo de lo bien que funcionó.

Fuente: http://www.byrdie.com/how-to-fall-asleep-fast

CÓMO TOMAR DECISIONES - Deepak Chopra





Hace varios años, descubrí que cada vez que yo enfrentaba un dilema o un problema, lo mejor que podía hacer era dejar de pensar en él y comenzar a dirigirme al Espíritu de Dios en mí por una solución. De modo que conseguía un lugar tranquilo, dirigía mi atención a lo interno y entraba al silencio en mi alma. Entonces decía: "Querido Espíritu, dime qué hacer". Dejaba ir mi ego, mi necesidad de luchar para encontrar una solución y, simplemente esperaba que la solución me fuese revelada.

A veces la solución venía en el silencio y otras, venía como un relámpago en mi consciencia cuando estaba ocupado en algo que no tenía nada que ver con el problema. Yo bien podía estar jugando tenis o viendo a un paciente y, de repente la solución se presentaba como un destello en la pantalla de mi consciencia, tan claramente que sabía sin lugar a dudas qué hacer.

Desde entonces he aprendido que cuando tengo que tomar una decisión importante, sólo necesito aquietar mi mente, poner mi consciencia en la Presencia del Espíritu y hacer las preguntas.

He visto suceder cosas extraordinarias. Y gracias a mi propia experiencia, estoy convencido de que el Espíritu es abstracto y trascendente, pero también tiene un poder organizativo infinito. El Espíritu puede organizar infinidad de espacio, tiempo y acontecimientos para producir el resultado propuesto. El Espíritu es un Campo de Energía Consciente que conecta todo con todo lo demás y a todos con todos los demás. De modo que me siento maravillosamente bien al saber que sin importar lo que haga, dónde vaya o la situación, circunstancia o dilema, siempre puedo tener mi consciencia en la Presencia del Espíritu.

ESCUCHEN EN SILENCIO

El Espíritu nos susurra por medio del espacio que existe entre nuestros pensamientos y las sensaciones más mínimas de nuestro cuerpo. De allí la importancia de pasar tiempo en el silencio. Cuando pensamos en la curación como el regreso del recuerdo de la perfección física y en la perfección física como cuerpo, mente, espíritu y medio ambiente, comenzamos a comprender por qué debemos aprender a aquietar nuestras mentes.

Podemos hacer esto por medio de la meditación formal o estando conscientes de nuestra respiración o simplemente sentándonos con los ojos cerrados, quietos y escuchando durante quince o veinte minutos.

Al principio, puede ser difícil aquietar la actividad de la mente, pero a la larga se aquietará. Y en esa quietud bendita fluirán hacia nosotros el discernimiento y el conocimiento.

Busca la quietud




Cuando ya no estás totalmente identificado con las formas, la conciencia - quien eres- se vuelve libre de su aprisionamiento en la forma. 

Esta libertad es el surgir de espacio interior. Se presenta como una quietud, una paz sutil profunda dentro de ti, incluso en el rostro de algo aparentemente malo. Esto, también pasará. De repente, hay espacio alrededor del evento. También hay espacio alrededor de las altas y bajas emocionales, incluso alrededor del dolor. Y por encima de todo, hay espacio entre tus pensamientos. Y desde ese espacio emana una paz que no es "de este mundo", porque este mundo es forma, y la paz es espacio. Esta es la paz de Dios. 

Ahora puedes disfrutar y honrar a las cosas de este mundo sin darles una importancia y significado que no tienen. Puedes participar en la danza de la creación y estar activo sin apego al resultado y sin imponer exigencias poco razonables sobre el mundo: Satisfáceme, hazme feliz, hazme sentir seguro, dime quién soy. 

El mundo no puede darte esas cosas, y cuando ya no tienes tales expectativas, todo el sufrimiento auto-creado llega a su fin. Todo ese sufrimiento se debe a una sobrevaloración de la forma y una falta de conciencia de la dimensión del espacio interior. 

Cuando esa dimensión está presente en tu vida, puedes disfrutar de las cosas, de las experiencias y de los placeres de los sentidos sin perderte en ellos, sin apego interno a ellos, es decir, sin convertirse en adicto al mundo. 

Las palabras Esto, también pasará son punteros hacia la realidad. 
Al señalar la impermanencia de todas las formas, de manera implícita, también están apuntando a lo eterno. Sólo lo eterno en ti puede reconocer lo impermanente como impermanente. 

Eckhart Tolle 

La identificación con el cuerpo





En algunos casos, la imagen mental o el concepto de "mi cuerpo" es una distorsión completa de la realidad. Una mujer joven, sintiéndose pasada de peso, puede matarse de hambre cuando en realidad es delgada. Ha llegado a un punto en que ya no puede ver su cuerpo, lo único que "ve" es el concepto mental de su cuerpo, el cual le dice, "soy gorda", o "engordaré". En la raíz de esta condición está la identificación con la mente. Ahora que las personas se identifican más con su mente, intensificando la disfunción egotista, ha habido un aumento considerable en la incidencia de la anorexia. La víctima podría comenzar a sanar si pudiera mirar su cuerpo sin la interferencia de sus juicios mentales, o si pudiera al menos reconocer esos juicios por lo que son en lugar de creer en ellos o, mejor aún, si pudiera sentir su cuerpo desde adentro.

Equiparar con el "yo" al cuerpo físico percibido por los senti­dos, el cual está destinado a envejecer, marchitarse y morir, siem­pre genera sufrimiento tarde o temprano. Abstenerse de identifi­carse con el cuerpo no implica descuidarlo, despreciarlo o dejar de interesarse por él. Si es fuerte, bello y vigoroso, podemos disfrutar y apreciar esos atributos, mientras duren. También podemos me­jorar la condición del cuerpo mediante el ejercicio y una buena alimentación. Cuando no equiparamos el cuerpo con la esencia de lo que somos, cuando la belleza desaparece, el vigor disminuye o no podemos valernos por nosotros mismos, nuestro sentido de valía o de identidad no sufre de ninguna manera. En realidad, cuando el cuerpo comienza a debilitarse la luz de la conciencia puede brillar más fácilmente a través del desvanecimiento de la forma.

Eckhart Tolle.

La dimensión de la conciencia


La Dimensión de la ConscienciaEntrevista a Eckhart Tolle para Inner Directions JournalEsta entrevista fue grabada en 1998, justo después de que se publicara la primera edición del libro El Poder del Ahora.


IDJ: En el primer capítulo de El Poder del Ahora, usted escribe que vivía en un estado casi continuo de ansiedad y con depresiones suicidas ocasionales. Una mañana se despertó con el pensamiento "yo no puedo vivir conmigo mismo". En ese momento se dio cuenta de una diferencia entre el "yo" y el "mi mismo" con el que no podía vivir. ¿Qué sucedió como resultado de esta toma de consciencia y cuál es la naturaleza del "yo" que vio como diferente del "mi mismo"?

Eckhart Tolle: Realmente me desperté en medio de la noche con un intenso miedo y pavor. Un pensamiento se repetía en mi mente: "Yo ya no puedo vivir conmigo mismo". De repente, me di cuenta de lo extraño de ese pensamiento: "Si yo no puedo vivir conmigo mismo, debe haber dos yoes — el yo y el mi mismo con el que no puedo vivir". Era casi como si un koan zen hubiera surgido espontáneamente en mi mente: ¿Quién es el mi mismo con el que yo no puedo vivir? Hubo un silencio de asombro, y todo pensamiento cesó. Me sentí atraído hacia un vórtice de energía, y a continuación caí en lo que parecía ser un vacío.

A la mañana siguiente me desperté como si acabara de nacer a este mundo. Mirando alrededor de la habitación, me sentía realmente como si nunca la hubiera visto antes. Todo era fresco y prístino e intensamente vivo. Una quietud vibrante y una paz profunda llenaban todo mi ser. Mientras caminaba por la ciudad ese día, el mundo parecía como si acabara de venir a la existencia, carente por completo del pasado. Yo ya no etiquetaba ni interpretaba mis sentidos de percepción — una ausencia casi total de comentario mental.

Hasta el día de hoy, percibo e interactúo con el mundo de esta manera: a través de la quietud, no a través del ruido mental. La paz también nunca me ha dejado, a pesar de que tiene diferentes grados de intensidad.

En el momento que sucedió la transformación, yo no tenía ningún marco conceptual que me ayudara a entender o explicar a los demás lo que había sucedido. Más tarde, me di cuenta de que el intenso sufrimiento que sentí aquella noche debió haber forzado a mi consciencia a retirarse de su identificación con el mi mimo infeliz, el sufriente "yo", que es en última instancia, una ficción de la mente condicionada. Esta retirada debió haber sido tan total que el sufriente mi mismo se desplomó como si se le hubiera quitado el tapón a un juguete hinchable. Lo que quedó fue mi verdadera naturaleza como el siempre presente Yo Soy, la consciencia incondicionada antes de la identificación con la forma. Puedes llamarlo Conciencia pura o Ser puro; las palabras no importan.

IDJ: Usted menciona que el mayor obstáculo para experimentar la realidad es la identificación con la mente. Este es el problema universal. ¿Qué sugiere como medio más directo para romper esta identificación y terminar con el ciclo incesante de pensamientos?

ET: La compulsión de pensar y la auto-identificación con el ruido mental incesante como "yo" te impiden encontrar el reino de quietud interior que es inseparable de nuestra verdadera naturaleza.Ramana Maharshi lo expresó muy sucintamente: "El grado de ausencia de pensamientos es la medida de su progreso hacia la auto-realización".

Cuando te das cuenta de la naturaleza repetitiva de la mayor parte de tu pensamiento y empiezas así a observar tu propia mente, ya no estás totalmente identificado con ella. Cuando la dimensión del observador o presencia testimonial emerge en ti, tu sentido del yo pasa de estar atrapado en la mente a ser la "inmóvil presencia que observa" más allá de la mente, por así decirlo. Mientras esta consciencia incondicionada emerge más plenamente, eres capaz de crear intervalos en el flujo mental, momentos de profunda quietud cuando todo pensamiento ha cesado y sin embargo tú etás plenamente consciente y muy alerta. Esa es la dimensión de la consciencia de la que surge toda creatividad. Yo la llamo presencia. El estado de identificación mental es onírico y profundamente inconsciente, en comparación con el estado de presencia.

Se crea una brecha en el flujo mental cada vez que tu atención se mueve totalmente al momento presente. El pensamiento necesita del tiempo —pasado y futuro— para funcionar, y cesa en el estado de intensa conciencia del momento presente. Frente a un gran peligro, a veces esto sucede de forma espontánea. La mente se detiene y algo infinitamente más poderoso se hace cargo.

Hay muchas maneras de llevar tu atención al Ahora. Por ejemplo, puedes llegar a estar muy consciente de tus percepciones sensoriales, tan alerta que todo comentario mental cesa. O puedes elegir cualquier actividad de la rutina, como vestirte o lavarte las manos —una actividad que normalmente sólo sería un medio para un fin— y darle tu máxima atención, por lo que se convierte en un fin en sí misma. Descubrirás que estás muy alerta y consciente, pero no pensando.

La forma más directa de romper la identificación con la mente es habitar en el cuerpo. Con esto me refiero a sentir el cuerpo desde dentro, tener siempre algo de su atención en el campo energético interno del cuerpo. Estar en el cuerpo desvía la atención del pensar y te ancla en el Ahora. Cada célula del cuerpo entonces participa en el estado de presencia. También pasa a ser el medio más poderoso de auto-curación y de prevención de enfermedades.

IDJ: Usted dice que la gente tiende a esperar un acontecimiento en el tiempo para conseguir la libertad y la felicidad que buscan, que "usted lo 'consiguió' dándose cuenta de que ya esta ahí". ¿Cuál es la naturaleza de esta realización y la manera de despertar a ella?

ET: Quién tú eres, tu realidad esencial, es inseparable del Ahora. Esto no puede ser comprendido intelectualmente, pero se puede realizar experiencialmente, con cada fibra de su ser. ¿Cómo? Estando presente. En el estado de plena presencia, hay una intensa sensación de alegría y vitalidad y de profundidad y paz infinitas.

Ves lo absurdo de buscar tu identidad en el pasado y su realización en el futuro. La existencia fenoménica —el mundo— puede disfrutarse por lo que es: leela, el juego de la forma. No promete nada, ni tampoco representa una amenaza. Esta es la liberación del deseo y del miedo.

IDJ: La búsqueda del ego del placer representa una continua búsqueda de la felicidad y la realización fuera de nuestro verdadero Ser. ¿Se necesitan hacer restricciones en el cumplimiento del deseo, antes de estar en un estado de no-identificación con la mente?

ET: La no-identificación con la mente implica que ha entrado una dimensión de la consciencia que está más allá de la mente: la presencia testimonial. Cuando ya no hay una completa identificación con la mente egoica y su búsqueda, aferramiento y apego, la mente pierde su ímpetu abrumador. Los deseos pueden todavía estar ahí por un tiempo, pero ya no eres poseídopor ellos. Siempre que no está la presencia testimonial, sólo está la mente condicionada pretendiendo ser una "persona". Este es el estado inconsciente. En ese estado, nada se puede hacer para refrenar los deseos. A lo sumo, un deseo más fuerte puede alejar a uno más débil, por ejemplo, cuando el deseo de disfrutar de la comida es superado por el deseo más poderoso de mantenerte físicamente más atractiva y así atraer a tu pareja.

IDJ: Usted dice que el abandono del tiempo psicológico es una de las mayores ayudas para vivir en el presente, el "Ahora" ¿Quiere decir que debemos dejar de identificarnos con los pensamientos del pasado o del futuro? Si es así, entonces los problemas no tendrían capacidad para afectarnos.

ET: El sentido de identidad de muchas personas está casi totalmente definido por sus problemas. Sólo cuando hay una búsqueda de uno mismo en el pasado y el futuro y una resistencia interna a lo que es surgen los problemas. Cada problema necesita un tiempo para sobrevivir. Cuando tu atención está totalmente en el Ahora, los problemas se disuelven al instante. Todo lo que queda es la talidad (la realidad última) de este momento — lo que el Buda llamó tathata. Aceptas lo que es. Si una situación requiere una acción, actúas. Si no hay nada que puedas hacer, lo dejas estar. El falso yo, creado por la mente, vive en la resistencia a lo que es. Cuanto mayor sea la resistencia, más fuerte es el sentido del yo. La vida entonces se vuelve muy problemática. ¿Qué problemas tienes en este momento? Si estás ausente —es decir, si vives a través de la memoria y la anticipación— tienes muchos. Si estás presente, no tienes ninguno.

IDJ: En respuesta a una pregunta, usted dijo: "La consciencia toma el disfraz de las formas hasta que éstas alcanzan tal complejidad que se pierde completamente en ellas". ¿Es sólo la naturaleza de la "apariencia" universal la que nos hace ver la forma como real? No puede ser completamente ilusoria, ya que en esencia está basada en la Consciencia.

ET: La forma es real de la misma manera que un nudo en una cuerda es real. La existencia del nudo parece fuera de toda duda. Y sin embargo, es irreal — porque cuando deshaces el nudo descubres que nunca hubo nada más que la cuerda.

Por lo tanto, cada "persona" puede ser vista como un nudo en el tejido de la consciencia. La iluminación es la desaparición del nudo. Entonces te das cuenta de que eres la consciencia misma y siempre lo fuiste, incluso aún cuando estabas identificado con la forma. El leela es como el juego del escondite que la consciencia juega con ella misma.

IDJ: ¿Cuál es su experiencia de vivir la vida libre de impresiones del pasado y del futuro, totalmente en el Ahora?

ET: El pensamiento compulsivo se termina, lo que significa que no tengo que pensar a menos que haya algo en que pensar — y la mayoría de las veces no lo hay. Eso no me haría conseguir trabajo si lo pongo en mi currículum, pero significa que la vida fluye con facilidad, libre de conflictos y de resistencia interior. Hacer frente a la vida, al mundo, a través de la quietud en lugar del ruido mental es el mejor regalo que puedes ofrecer al universo. Yo lo llamo quietud, pero es una joya con múltiples facetas: esa quietud es también alegría, y es amor.

viernes, febrero 27, 2015

ME VEO Y ME SIENTO FEA


Recientemente Daniel,  mi hijo menor, quien ha tenido una buena  autoimagen me dijo:
─Mamá que tristeza, leí sobre un estudio que  habla de que nos vemos en el espejo cinco veces  mas bellos  de lo que somos. 
─No creo en tal afirmación, lo digo por experiencia, a mi consulta llegan mujeres y hombres guapísimos que cuando los enfrento al espejo, rompen a llorar porque no se reconocen en ese rostro, no les gusta el color o el tamaño de sus ojos, el tipo de cabello, la forma del mentón, los dientes, la sonrisa, la nariz demasiado grande o demasiado pequeña, es decir no aceptan ese rostro que ven, tienen una fisura en uno de los elementos del auto-esquema, la autoimagen.
Te has dado cuenta que de que existen teorías para todo, quien las valida es capaz de hacerse cortar la cabeza por ellas pues las ha pasado por sus sentidos y las ha evidenciado en su experiencia, en su propia piel.  Y en forma paralela puedes encontrar otra teoría que va en contravía y que al igual que la anterior, su autor y seguidores irían a la horca por ella.  
¿Con cuál de las dos teorías te identificas, con la que dice que nos vemos más guapos en el espejo o con aquella que  la contradice?
¿Cuáles son los pensamientos que te cruzan cuando te miras al espejo?
¿Estas realmente satisfecho (a) con lo que observas?
¿Sientes que los otros son más guapos (as) que tú?
Mira este experimento: 


Te abrazo, 

miércoles, febrero 25, 2015

Meditación del Niño interior







La conexión con el Niño interior es realmente reveladora. Realizo talleres para hacer esa conexion y es maravilloso ver como los seres se dan permiso para permitir que aflore esa sabiduría interna.
Esta propuesta me pareció muy bella, te animo a que la realices en forma cotidiana, observa y siente lo que se te revela.

martes, febrero 24, 2015

Sí, tengo rabia




En la reciente versión de los premios Oscar estuvo nominada a mejor película extranjera la cinta “Relatos salvajes”, una producción con sello argentino de Damián Szifron, y la presencia fugaz del nunca bien ponderado Ricardo Darin. La cinta no obtuvo la preciada estatuilla, pero me dejó cavilando. Son seis historias diversas, disimiles con un leitmotiv, un hilo conductor, una emoción, un sentimiento cotidiano: La rabia. Una rabia no tramitada de manera oportuna y saludable 
puede tener un desenlace fatal

¿Qué haces tú con la rabia?, ¿te la tragas, la taponas, la reprimes, respiras profundo y la trasmutas en un abrir y cerrar de ojos?

No te culpo por ello, es lo que nos enseñaron a hacer en la infancia. ¿Qué decían tu madre, tu padre o los adultos cuando de niño (a) tenías una explosión de rabia? ¿Te descalificaban, te sacaban de tu entorno, te intimidaban, te manipulaban? “Si te portas bien, te bajo al parque” “Deja el berrinche y te llevo a comer helado”.

¿Te acuerdas de: “el cuerpo grita lo que la boca calla”? Cuando no tramitamos la rabia de forma saludable esta busca salida por algún lado. Se va hacia adentro y se expresa en forma de síntoma, la apendicitis es un grito de rabia, los problemas en la voz expresan la rabia callada, recuerda que hay una estrecha conexión entre tristeza y furia ver aquí . O se acumula, hasta que la capacidad de almacenamiento llega al tope y por cualquier tontería estallamos de forma desproporcionada.

Para no llegar a estos extremos es saludable permitirnos y permitir a otros la expresión de la rabia.

¿Cuáles son las estrategias propuestas?

El primer paso es reconocer “tengo rabia”, tengo ira” “estoy furioso (a), luego busca la forma de darle salida.

Escribe: Busca un espacio a solas, ármate de papel y lápiz y escribe, vacía en el papel todo el cumulo de pensamientos, imágenes, palabras, sensaciones que te están quemando, no pares hasta que toda la avalancha que te inunda quede plasmada en el papel. Y si no te sientes con ganas de escribir simplemente ralla, ralla sin fin hasta que sientas que la tormenta ha pasado.

Vete a Fútbol: compra los boletos del próximo clásico y métete allí, grita con todas tus fuerzas, manotea,  deja salir  al animal que te habita. 

Haz ejercicio: vete al gym  haz ejercicios de fuerza, de alto impacto, ve a una clase de Kick boxing. Da puñetazos y patadas.

Pégale
: si no vas al gimnasio, si no está cerca el próximo clásico, si está demasiado tarde, si necesitas con urgencia sacar esa rabia de adentro, toma una almohada, unos cojines y dales una paliza. Recuerda tu cerebro no distingue adentro de afuera, imaginación de realidad, pégale a ese cojín hasta que sientas que toda la rabia ha sido drenada.

¿Y que hacemos con los niños?

Dispón de un espacio en tu hogar para tramitar la rabia, una puerta extra en el cuarto, un saco de box, almohadones, cojines, sé creativo. 
Permite a los chicos que se vayan a un lugar a gritar a aullar.  

Es importante instruir  sobre el auto- cuidado y que nadie más debe oír lo que gritan, tampoco tú. Será un  acto de autoafirmación saludable para la construcción de su yo. 

No somos seres iluminados, somos simples mortales. 
Soltemos de una vez el tema pecaminoso de expresar la rabia, para estar sano me doy permiso  de reconocerla y sacarla.  

miércoles, febrero 11, 2015

Cómo Tomar decisiones - Deepak Chopra



Hace varios años, descubrí que cada vez que yo enfrentaba un dilema o un problema, lo mejor que podía hacer era dejar de pensar en él y comenzar a dirigirme al Espíritu de Dios en mí por una solución. De modo que conseguía un lugar tranquilo, dirigía mi atención a lo interno y entraba al silencio en mi alma. Entonces decía: "Querido Espíritu, dime qué hacer". Dejaba ir mi ego, mi necesidad de luchar para encontrar una solución y, simplemente esperaba que la solución me fuese revelada.

A veces la solución venía en el silencio y otras, venía como un relámpago en mi consciencia cuando estaba ocupado en algo que no tenía nada que ver con el problema. Yo bien podía estar jugando tenis o viendo a un paciente y, de repente la solución se presentaba como un destello en la pantalla de mi consciencia, tan claramente que sabía sin lugar a dudas qué hacer.

Desde entonces he aprendido que cuando tengo que tomar una decisión importante, sólo necesito aquietar mi mente, poner mi consciencia en la Presencia del Espíritu y hacer las preguntas.

He visto suceder cosas extraordinarias. Y gracias a mi propia experiencia, estoy convencido de que el Espíritu es abstracto y trascendente, pero también tiene un poder organizativo infinito. El Espíritu puede organizar infinidad de espacio, tiempo y acontecimientos para producir el resultado propuesto. El Espíritu es un Campo de Energía Consciente que conecta todo con todo lo demás y a todos con todos los demás. De modo que me siento maravillosamente bien al saber que sin importar lo que haga, dónde vaya o la situación, circunstancia o dilema, siempre puedo tener mi consciencia en la Presencia del Espíritu.


ESCUCHEN EN SILENCIO

El Espíritu nos susurra por medio del espacio que existe entre nuestros pensamientos y las sensaciones más mínimas de nuestro cuerpo. De allí la importancia de pasar tiempo en el silencio. Cuando pensamos en la curación como el regreso del recuerdo de la perfección física y en la perfección física como cuerpo, mente, espíritu y medio ambiente, comenzamos a comprender por qué debemos aprender a aquietar nuestras mentes.

Podemos hacer esto por medio de la meditación formal o estando conscientes de nuestra respiración o simplemente sentándonos con los ojos cerrados, quietos y escuchando durante quince o veinte minutos.

Al principio, puede ser difícil aquietar la actividad de la mente, pero a la larga se aquietará. Y en esa quietud bendita fluirán hacia nosotros el discernimiento y el conocimiento.

martes, febrero 10, 2015

¿Cómo formar un Círculo de Mujeres?


El material que transcribo aquí lo he tomado de Internet hace ya muchos años, de una página que ya no existe en español: la Red Global de PEACE X PEACE.

Me parece que puede ser un texto útil como orientación para dar los primeros pasos en la formación de un Círculo de Mujeres.

Arte: Leah Dorion

A continuación presentamos algunos pasos sencillos para que hoy, usted forme su círculo de mujeres:

1.- Convierta su sueño del círculo en una realidad.
Creer que pertenecer a un círculo mejorará su vida es el primer paso para empezar un círculo.
  • Escriba su sueño (su deseo) de iniciar un círculo en un papel y péguelo en un lugar donde pueda verlo a menudo, como por ejemplo, su baño o su computadora.
Comparta su sueño con otras personas e invítelas a unírsele para iniciar el círculo.
Publique un anuncio amistoso en los lugares de reunión locales tales como iglesias, sinagogas, bibliotecas, o ciber cafés. Su mensaje puede ser el siguiente: "Se buscan mujeres que estén interesadas en iniciar un círculo de mujeres".
Después de que usted haya encontrado a una o dos personas con las que comparta su sueño, usted tendrá un círculo.

2.- Establezcan una fecha, una hora y un lugar para la primera reunión del círculo.
Háganlo pronto. Esa primera reunión puede ser la más difícil de organizar. Quizá haya conflictos en sus horarios, pero encuentren la hora adecuada. Cuando tenga problemas para establecer una fecha, regrese a la nota que creó en el paso 1 para que recuerde su sueño.

3.- Elaboren un plan para organizar y facilitar el trabajo del círculo.
Con sus compañeras, decida quién será la primera en ayudar a organizar la primera reunión. El liderazgo compartido producirá un círculo de autoayuda en el que todas las personas colaboran para hacer del círculo un ambiente seguro y de apoyo.

El equipo de facilitadores debe saludar a cada miembro, abrir y cerrar la sesión, y guiar la conversación para que todos los miembros sean escuchados y puedan expresarse. Cada miembro se convierte en un líder y juntos son responsables de hacer que el tiempo del círculo sea valioso para todos. 

Algunos puntos importantes que debemos recordar cuando empezamos son:
Siéntense en círculo. Coloquen las sillas o cualquier tipo de asiento que vayan a utilizar en círculo, de manera que todos los miembros puedan verse y puedan ser escuchados.

Creen sus propios rituales para abrir y cerrar el círculo. Un ritual puede ser tan sencillo como el que cada persona se presente y exprese con dos o tres palabras lo que espera del círculo. El ritual de cierre puede ser que cada persona exprese lo que la experiencia significó para ella. Algunos desearán un procedimiento más formal. Por ejemplo, los círculos nativo americanos empiezan con un ritual para honrar a su espacio sagrado, la Madre Tierra. Encienden una vela mientras dicen una oración o recitan un poema para honrar el espacio y el tiempo que comparten. Así que sean creativas y desarrollen rituales de apertura y cierre que correspondan a la identidad de su círculo.

Adopten sus propios principios del círculo. La creación de un círculo de paz, en contraposición con la organización de una "reunión de mujeres", empieza por establecer normas de conducta acordadas que hagan del círculo un espacio sano para todas. Su primer círculo debe iniciarse con la pregunta: "¿Qué necesitamos acordar todas para que este sea un entorno seguro y de apoyo para todas nosotras?". Hablen sobre cada principio y pidan que haya una retroalimentación por parte de todas. 

A continuación presentamos algunos principios del círculo que se han utilizado desde épocas antiguas:
- Permitir que hable una persona a la vez.
- Promover una comunicación abierta y franca.
- Escuchar activamente, sin prejuicios.
- Escuchar con compasión.
- Ofrecer experiencias en lugar de consejos.
- Invitar al silencio cuando haya duda o necesidad.
- Compartir el liderazgo y los recursos.
4.- Denle un nombre a su círculo y establezcan su propósito.
Por medio del consenso decidan el nombre y el propósito de su círculo. Darle un nombre a su círculo lo hace una realidad no sólo para cada miembro, sino para aquellos fuera de él. Los tipos de círculos son ilimitados y entre ellos pueden incluirse: un círculo de madres, un círculo espiritual, un círculo de discusión de lecturas, un círculo de estudios religiosos, un círculo para el diálogo entre distintas religiones, un círculo de costura, un círculo de recuperación, un círculo ambiental, un círculo de adolescentes, un círculo de madres solteras, un círculo de mujeres, por mencionar algunos.

5.- Decidan quiénes formarán parte del próximo equipo de facilitadores y elaboren un calendario para las próximas fechas.
Como mencionamos, el liderazgo compartido ayudará a evitar que cualquier miembro del círculo se sienta abrumado por la responsabilidad y promoverá la participación y el liderazgo activos por parte de todos los miembros de su círculo, habilidades que empezarán a reflejarse en otros aspectos de su vida también.

Elaborar un calendario claro de sus próximas reuniones también les ayudará a integrar el círculo a sus vidas. Esto les permitirá dejar tiempo libre para él, planear ese tiempo, y esperar con ansia las aportaciones y el apoyo de la próxima reunión.

6.- Reúnanse constantemente.
Incluya el tiempo del círculo en su calendario como un evento importante. Mantenga ese compromiso con usted misma, así como lo haría con cualquier cita importante. Habrá algunas veces en las que se sienta muy cansada para ir. Vaya de todas maneras. Esfuércese. Después estará encantada de haber ido. Respetar este tiempo sagrado le traerá muchos beneficios. Asistir a la reunión esporádicamente creará algo incompleto, ir regularmente construirá un vínculo poderoso y revitalizador.


Cómo centrar el círculo
por Jean Shinoda Bolen (de El Millonésimo Círculo)
Cuando un círculo de mujeres se congrega alrededor de un centro adopta la forma de una rueda invisible o mandala.
El círculo se reúne como si rodeara un fuego sagrado que ardiera en el centro de un hogar circular.
Es el centro lo que hace especial, o sagrado, al círculo: el centro invisible que actúa como fuente de energía, de compasión y de sabiduría.

¿Cómo prender el fuego y mantenerlo encendido?
Antes de formar el círculo busca algo que le sirva de centro.
Deja que el silencio sea entonces quien lo centre.

El sentimiento de conexión con el centro es puramente intuitivo y subjetivo.
En silencio, o al son cantado o tarareado de una melodía, cada mujer entra en contacto con su propio centro y en contacto con el centro del círculo, y se siente parte de una rueda invisible -a la vez radio y segmento de su llanta- y conectada a todas las componentes del círculo a través de su centro.
Esto es lo que hace del círculo un lugar sagrado, y esto es lo que hace a las mujeres que lo constituyen, incluso si eran sólo unas extrañas al principio, sentirse como en casa.

Una vez que las mujeres se han reunido en un círculo, tal vez le siga un periodo de gestación, un tiempo de formación y crecimiento en el que cada mujer, sola, decide si está dispuesta o no a establecer un compromiso de su tiempo y de sí misma con el círculo.

Cómo centrar el círculo: la preparación

1.- Crear un espacio a modo de altar, alrededor del cual se congregarán las mujeres.

2.- Pasar de la charla social al círculo sagrado requiere antes que nada captar la atención de cada miembro: ¿mediante un sonido?, ¿unas palabras?
Piensa de antemano cómo se hará.

3.- En cuanto exista esa atención silenciosa, será necesaria una nueva transición: la atención habrá de enfocarse, en vez de fuera, dentro.
Decide también previamente cómo y cuándo introducirla.

4.- Recuerda que todas y cada una de las mujeres deben sentirse cómodas.
Cualquier elemento nuevo o desconocido debe inspirar confianza, y recelo.

5.- Y recuerda que la primera reunión del círculo es el comienzo.
Lo que suceda en ese primer encuentro influirá en los posteriores.
Cuando se está creando algo nuevo, el comienzo importa.

6.- Estás creando un círculo con un centro espiritual.
Conserva en tu mente la imagen de los radios de una rueda, o la imagen de un fuego que arde en el centro de un hogar circular, porque una imagen, un arquetipo, imbuye de energía al círculo.

Cómo centrar el círculo: lo que puedes hacer

Hay cosas que ayudan a centrar un círculo: el tañido de una campana o de un tambor, tararear, o entonar un cántico, unos minutos de meditación silenciosa, o unas palabras, encender una vela, o visualizar un centro.
Colocarse alrededor de un centro con las manos entrelazadas crea, literalmente, un círculo, y es también un acto con un poder centralizador en el sentido espiritual.
Utiliza cualquiera de estos recursos cuando sea necesario volver a centrar el círculo, pues los círculos y las personas se descentran a veces.

El toque de un maestro



Como padres, como líderes, como seres que compartimos con otros que están bajo nuestra tutela, hijos, sobrinos, colaboradores, amigos, incluso la pareja, tenemos el compromiso sagrado de sacar lo mejor de cada ser con el que entramos en contacto. Sin hacer comparaciones, sin medirlo de acuerdo a nuestras expectativas, permitiendo que su unicidad y sus dones únicos se expresen:

El subastador pensó que perdía su tiempo mostrando ese viejo violín estropeado y arañado, pero aun así, lo mostró.
- ¿Cuánto ofrecen, buena gente? -gritó.- ¿Quién hará la primera oferta?
- ¡Un dólar, un dólar! -entonces- ¡Dos! ¿Sólo dos?
-Dos dólares! ¿Hay alguien que de tres?
- ¡Tres dólares! ... a la una! ¡Tres dólares...a las dos!
- Que se va por tres...pero, ¡No!
Un hombre canoso se puso de pie, llegó adelante y tomó en sus manos el arco. Limpiando el polvo del viejo violín armonizó sus cuerdas y tocó una melodía muy tierna.
Al cesar la música el subastador dijo, en voz muy baja y mas bien para si, - ¿Cuánto daría yo por tener este viejo violín? Y tomándolo con mas cariño lo volvió a levantar:
-¡Cien dólares! ¿Y quién da doscientos?
- ¡Doscientos! ¿Y quién da trescientos?
- ¡Trescientos!
- ¡Trescientos, a la una! ¡Trescientos a las dos!
- ¡Y se va y se fue! -exclamó. Algunos lloraban y los demás aplaudían...
- No podemos comprender se decían
-¿Qué cambio su valor?
Alguien dijo por allí que fue "El toque de la mano de un maestro"

69 personas alcanzadas

domingo, febrero 08, 2015

"EL PROCESO DEL PIVOTING" Recopilado por -- Connee Chandler--


"Cuando tu pensamiento está en sincronía con lo que eres internamente, las puertas te serán abiertas y todas tus acciones-orientadas fluirán suave y fácilmente desde dentro de ti"---Abraham-Hicks calendario, pag 381---

La siguiente es una definición de lo que es pivoting:

Pivot -- es el acto de cambiar conscientemente la dirección del pensamiento. El seleccionar deliberadamente un pensamiento que está en armonía vibracional con tu propio deseo.

Para poder entender la importancia del proceso "pivoting", cuando tenemos un pensamiento negativo es de mucha ayuda el explorar lo que Abraham nos ha enseñado acerca de nuestro radar interno.

El radar interno y "Pivoting"

Abraham dice que los pensamientos negativos generan emociones negativas, cualquier emoción negativa es un mensaje de nuestro ser interno de que estás teniendo un pensamiento negativo.

Cuando estas teniendo un pensamiento negativo, es como empezar una bola de nieve y comenzar a rodarla hacia un resultado negativo en tu vida. Tu ser interno usa las emociones negativas para señalarte que es tiempo de que cambies lo que estás pensando.

Es más fácil monitorear a tus emociones que a tus pensamientos, ya que tenemos tantos pensamientos y la mayoría de ellos son tan habituales que nos es difícil notarlos. Estamos tan acostumbrados a pensar negativamente que incluso nos parece algo normal y una buena motivación para cambiar esos hábitos de pensamiento es el pensar que con ello te sentirás mejor.

Para reducir las emociones negativas primero debemos aprender a localizar los pensamientos que están ocasionando el miedo, la ira o la frustración y adiestrarnos en cambiar éstos pensamientos, de esta forma dichos pensamientos se irán reduciendo y tu también te sentirás mejor de manera gradual.

John McCurdy dijo: "Si estás sintiendo emociones negativas, entonces estás pensando algo que no es "verdad" y punto.

Si has entretenido pensamientos negativos (durante bastante tiempo) al grado que ya te sientes muy mal, te será muy difícil utilizar el método pivot. Abraham dice que lo mejor que se puede hacer en esos casos es irte a dormir, ver una película, leer un libro, nadar, dar un paseo, inclusive el sexo o distraerte en alguna forma que te haga sentir bien de nuevo.

Entonces desde ese nuevo estado de bienestar si comienzas a sentirte mal, ahora si es tiempo de usar el proceso pivot: piensa/define cual es el pensamiento que estás teniendo y que te está haciendo sentir mal, cuando lo descubras toma en cuenta de que eso es lo que está ocasionando que te sientas tan mal. Ese pensamiento en particular no es "verdad" en el sentido cósmico de la palabra, aunque tal vez pudiera serlo en tu experiencia presente.

Por ejemplo si piensas que no eres lo suficientemente bueno o que no puedes confiar en ti mismo para realizar algo entonces estás desconectado de tu ser interior (ya que tu pensamiento no esta sincronizado con ese ser perfecto que eres en realidad)

En el momento en que tu ser interno deja de fluir a través de ti, entonces comienzas a sentir emociones de índole negativa y sabiendo esto cuando te sientas mal detente un momento y observa tus pensamientos, busca cual fue el pensamiento que causó esa emoción.

Cada vez que notes algún pensamiento como "no soy lo suficientemente bueno" o "no lo voy a lograr", recuerda lo que dijo John McCurdy, esta emoción negativa significa que el pensamiento no es "verdad" y entonces pregúntate, ¿cual es la verdad que quiero creer acerca de mí mismo? Yo quiero creer que soy lo suficientemente capaz y lo suficientemente bueno; quiero saber que soy un ser maravilloso. Si después de decirte la verdad a ti mismo ya te sientes mejor, entonces ya has aplicado el proceso del pivot exitosamente. El sentimiento de alivio es un signo claro de que has tenido éxito aplicando este proceso.

Abraham dice que una vez aplicado el sistema de pivot, nunca regresamos al estado original vibratorio que teníamos antes de aplicarlo, tal vez podrá recurrir ese mismo estado pero será diferente, ya que para ti será mas fácil volver a aplicarlo cada vez que se te presente y que podrás reconocerlo para hacer un cambio inmediatamente.

El pasado en sí no te puede ocasionar dolor, son tus pensamientos acerca del pasado los que lo ocasionan. El dolor proviene de tus pensamientos y es la ausencia de tu ser interno (te indica que estás desconectado de él y de la "verdad") y esa desconexión es intolerable; por eso es tan dolorosa. De hecho es bueno que eso sea intolerable, ya que de otra forma continuaríamos en el mismo espacio negativo, que causa creaciones de la misma índole (solo puede ocasionar que tengas experiencias iguales).

El dolor ocasionado por la ausencia de nuestro ser interno es nuestro sistema de radar, el cual indica cuando estamos haciendo un buen trabajo al utilizar nuestros pensamientos (los cuales son creativos) o si estamos absolutamente fuera de control.

Abraham suele usar como comparación el hecho de quitar rápidamente una mano cuando está cerca del fuego, en cuanto comienzas a sentir el dolor, o en caso contrario ¿te gustaría que se te achicharrara la mano? obviamente no, al contrario quisieras que tu mano fuera mucho mas sensible para poder quitarla del fuego en cuanto comienzas a sentir el calor; incluso mucho antes de que se acercara y así nunca te quemarías.

Eso es lo que queremos lograr, usar la emoción negativa como una señal de que estamos empezando a entretener un pensamiento que está demasiado "caliente" y que hay otra clase de pensamientos mas "frescos" y mas cómodos y que hay una verdad mucho más alta.



http://www.laboratoriodesuperacion.com/abraham5.htm

viernes, febrero 06, 2015

¿Te quieres sanar del cuerpo, la mente o el espíritu?




La Organización Mundial de la salud afirma que el 85% de las enfermedades tiene un origen psicosomático, esto es, un asunto que ha causado un impacto emocional fuerte, crea un psicobioshock.

Te lo explico: cuando algo emocional sucede de forma súbita e inesperada, cuando lo vivo en soledad, sin compartirlo con nadie y cuando no tengo una solución satisfactoria, se expresa en el cuerpo, pues el cuerpo grita lo que la boca calla.

A veces la enfermedad tiene una ganancia oculta, y es a nivel inconsciente que la valoramos, por ello es difícil de identificar. En ese momento vale preguntarse lo que Hipócrates , el padre de la medicina propone reflexionar: A quien desee la salud, hay que preguntarle primero si está dispuesto a suprimir las causas de su enfermedad. Sólo entonces será posible ayudarle.

¡Feliz viernes!

miércoles, febrero 04, 2015

¿CUÁLES SON TUS PREGUNTAS?



Hacernos preguntas, para dar respuesta a la sabiduría interna que pregunta, para encontrar nuevos caminos, para emprender nuevos proyectos, para salir de la zona de confort, para cambiar la forma de hacer las cosas, aquellas que no han funcionado, que no te tienen satisfecho, que no resultan, que pueden sacar lo más granado de ti.

Esas son las buenas noticias, la mala noticia es que estas preguntas no son fáciles, no están a la vuelta de la esquina, trascienden. Son preguntas que te llevan a la reflexión y a decidir, a explorar en tus aptitudes y cambiar de actitud en la forma como leemos el mundo.

A esas preguntas trascendentes se les denomina poderosas, porque te mueven del quiero al puedo y lo haré, del temor a la acción, de donde te encuentras a dónde quieres estar.

La psicoterapia y el coaching se fundamenta en las preguntas, preguntas con poder, el terapeuta y el coach lo que hacen es elicitar las preguntas que yacen en ti, pues tú eres quien tiene todas las respuestas. Tal vez hay preguntas que nunca nos las haremos, o tal vez implique un esfuerzo enorme el responderlas. Literalmente son preguntas irritantes, implican tomar acción, o tal vez decidir sobre algo que hemos venido dilatando, o asumir responsabilidad sobre un asunto.

Cada una de las decisiones que hemos tomado a lo largo de nuestra vida nos tiene en el punto en que estamos, cada decisión ha marcado la diferencia, sin importar su magnitud. Y tal vez muchas decisiones las tomamos de forma automatizada, sin el mayor análisis y reflexión, te acuerdas del adagio de los abuelos “para dónde va Vicente… para donde va la gente”. No obstante hay decisiones que nos obligan a mirarlas de cara a la prospectiva, algo tan sencillo como qué es lo que quiero en mi vida, si sigo por esta ruta a dónde voy a llegar, para qué hago lo que estoy haciendo… Las preguntas abren un mundo de posibilidades, cuando las ponemos en marcha.

¿Quieres vivir mejor?, ¿tener mayor contento interior, más dinero, tiempo libre para compartir con tu pareja, tus hijos, tus amigos, salud estable? ¿Y estás dispuesto a ir por ello? ¿O crees que quien tiene el paquete completo es cuestión de suerte? Hay una relación directa entre las preguntas que nos hacemos y el compromiso con sus respuestas.

Comencemos con una pregunta simple: ¿qué hay en tu vida que puede ser mejor? ¿Qué tareas estás implementando para llevarlo a cabo?, puede ser que la respuesta no salga de inmediato, deja que siga resonando en ti, que se conecte con lo más íntimo de tu ser, que madure y aflore.

  • ¿Qué preguntas te animas a hacerte que te lleven a pensar? Qué tal estas 

  •  ¿Qué deseas en tu vida?

  • ¿Qué te traerá el logro de esos deseos?

  • ¿Qué es aquello que haces de manera fácil y te encanta?

  • ¿Qué es lo que te preocupa?

  • ¿A quién modelas? ¿Quién te inspira? 

  • ¿Qué te hace vibrar?

  • ¿Cómo cuidas tu cuerpo? ¿Cómo estaría mejor?

  • ¿Cuál es el alimento de tu espíritu?

  • ¿Qué sueñas con hacer y que todavía no te animas?

  • ¿Cuáles son los logros que te llenan de gozo?

  • ¿Qué huella de gustaría dejar?

Anímate a cuestionarte, respóndete, escríbelo en un papel, en ese cuaderno especial donde anotas tus sueños, tus pensamientos, tus rabias y enojos, tu día a día. Ese cuaderno que llevas a terapia, ese cuaderno que solo lo compartes con quien sabe de tu mundo sagrado.

martes, febrero 03, 2015

Medita fumando



Una propuesta para dejar de fumar viviendo el aquí y el ahora, haciendo de cada acción una meditación. Hoy 3 de febrero de 2015 en el canal Cosmovision, canal 10 UNE, hora 3 p.m. a 4:30 p.m.

sábado, enero 31, 2015

Los órganos danzan al ritmo de las emociones



Todo lo percibido a través de los cinco sentidos, los estímulos internos del cuerpo, pensamientos e incluso imaginaciones se expresan en una contexto biológico.

Así las cosas, al oír algo que nos molesta y que nos mueve emocionalmente podemos desatar una acidez estomacal.

El cerebro no establece diferencia entre realidad e imaginación. Para que tengas la evidencia haz la siguiente experiencia: imagina que estás en la cocina de tu casa, buscas un limón, observa su tamaño, su color, huélelo, ¿está frío o a temperatura ambiente?, ¿cuál es su textura?, imagina ahora que lo partes y exprimes el jugo en tu boca. ¿Qué paso?, insalivaste. Allí tienes la prueba.

Existe una correlación entre el sentimiento y el impacto que se produce en el cuerpo. Lo cual se puede observar a través de un escaneo del cerebro.

Hoy tenemos claro que somos seres compuestos por una realidad orgánica, energética, psíquica y cerebral.

El cerebro es el director de orquesta de absolutamente cada una de las funciones del cuerpo, nada escapa de su control. Tampoco los pensamientos ni los conscientes ni los inconscientes.

Todo impacto emocional desestabiliza las cuatro variables mencionadas, al salir del tropiezo recuperamos el equilibrio en forma integral.

Una de las formas creativas de darle salida a las emociones es a través del arte, la danza, la música, o bailar o también a través de la palabra, verbalizando con otro lo que te sucede, mejor con un personal con criterio, que más que darte consejo, te ayudará a elicitar las respuestas de tu sabiduría interna.

No permitirle salida a las emociones deja una impronta en el cuerpo que luego habla a través de los síntomas.

¿Cuáles son las condiciones que se requieren para que un malestar no expresado genere enfermedad? Es indispensable que confluyan cuatro factores: sea calamitoso, inesperado, que se viva a solas y no tenga solución, el impacto se expresará en la fisiología.

Observa en el  cuadro la correspondencia entre lo emocional y la somatización en el cuerpo. 

¿Qué acciones vas a emprender para estar mas sano?

¿Cuál manifestación artística te llama la atención, el tiempo vuela cuando la realizas? Recuerda, que esta es una alternativa para trasmutar tus emociones drenadoras. Además compartir tus problemas te permite mirarlos con una perspectiva nueva.

Hacer contacto con la emoción autentica es transformarla, la superficialidad no lo permite. Dale un nombre a tu emoción, notarás un cambio y tomarás conciencia de tu ser interno.


domingo, enero 25, 2015

El Orgullo del Samurai



Cuenta la historia que una vez un maestro Zen llamado Hakuin, vino a verle un guerrero, un samurai, un gran soldado, y le preguntó: Maestro: «¿Existe el cielo, existe el infierno? Y si hay cielo e infierno, ¿dónde están las puertas? ¿Desde dónde se entra? ¿Cómo puedo evitar el infierno y elegir el cielo?»

Era un guerrero simple. Un guerrero sólo conoce dos cosas: la vida y la muerte; su vida siempre está en juego. No había venido a aprender ninguna doctrina. Quería saber dónde estaban las puertas para evitar el infierno y entrar en el cielo. Y el Maestro le contestó de la única forma que un guerrero podía entender:

—¿Quién eres tú?
—Soy un samurai —replicó el guerrero.

—Soy un jefe de samurais. Incluso el emperador me presenta sus respetos.

—¿Tú un samurai? —dijo el Maestro, riéndose—. Más bien pareces un mendigo.

El orgullo del samurai estaba herido, su ego machacado. Olvidó a qué había venido. Sacó la espada y estaba a punto de matar al Maestro. Olvidó que había venido a ver al maestro para aprender dónde estaban las puertas del cielo y del infierno.

El Maestro lo miró y le dijo: —Ésta es la puerta del infierno. Con esta espada, esta ira, este ego, así se abre la puerta. Esto es algo que un guerrero puede entender.

Y el samurai comprendió de inmediato. Entristecido y apenado con el maestro, con pena de mirarlo directamente a sus ojos, volvió a envainar la espada.

Y el Maestro dijo: —Ahora has abierto las puertas del cielo.

El infierno y el cielo están dentro de ti, ambas puertas están dentro de ti.

Cuando te comportas inconscientemente, allí está la puerta del infierno; cuando estás alerta y consciente, allí está la puerta del cielo.

¿Qué le ocurrió a aquel samurai? Cuando estaba a punto de matar al Maestro ¿era consciente? ¿Era consciente de lo que estaba a punto de hacer? ¿Era consciente de para qué había venido? Toda conciencia había desaparecido. Cuando el ego se adueña de la situación, no puedes permanecer alerta. El ego es la droga, el intoxicante que te hace completamente inconsciente. Actúas, pero tu acto viene del inconsciente, no de la conciencia. Y cuando un acto viene del inconsciente, la puerta del infierno se abre. Hagas lo que hagas, si no eres consciente de lo que estás haciendo, la puerta del infierno se abre.

El silencio es la puerta del cielo. La paz interior es la puerta del cielo. La no-violencia es la puerta del cielo. El amor y la compasión son las puertas del cielo.

sábado, enero 24, 2015

Fluir con la vida







"No es necesario empujar la vida. Sólo fluir con ella y entregarse completamente a las tareas del momento presente." Nisargadatta

La vida es simple, la mente con sus condicionamientos y “modelos” la complica, de ahí la importancia de aprender a observar, aprender a entrenar la atención plena, momento a momento para darnos cuenta de los mecanismos del ego, y poder funcionar desde más allá de él, desde el centro, desde donde todo está surgiendo, fluyendo con lo que es.

Una de las lecciones más importantes de la vida es la Aceptación de “lo que es”, el resistirnos a una situación que nos parece dolorosa, que no es como nosotros esperamos, que rompe con nuestras expectativas de lo que pensamos que debería ser, nos genera un sufrimiento añadido, que es psicológico, que tiene que ver con la interpretación que le damos a lo que está aconteciendo, y que está teñido por la carga del pasado; por ello, el saber que se trata de mecanismos egoístas, mentales y aceptar que todo está perfectamente diseñado a otro nivel, que la mente concreta, muchas veces no puede entender, el saber que todo está bien como está, porque es justo lo que necesitamos para evolucionar, nos instala en esa paz profunda y nos permite fluir con la vida momento a momento, comprendiendo, sin juzgar; como en la meditación formal, podemos llevar este estado a cada actividad, a cada momento, es una actitud de vida.

Hay la expresión china wu-wei , que es el corazón del Taoismo y un concepto utilizado por varias Tradiciones de Sabiduría, que se traduce como “hacer sin hacer”: la acción correcta sigue el curso de la totalidad ordenada, el Tao, y por ello encaja sin forcejear con la realidad; esta actitud no tiene que ver con la dejadez, por el contrario, requiere estar muy alerta para darse cuenta cuándo estamos peleando, para torcer la naturaleza de las cosas.

Es ser flexible como el junco: adaptarse a los cambios y fluir con las situaciones. O como el agua, que se amolda a la superficie por la que la va circulando, contorneando piedras, sorteando obstáculos, amoldándose al terreno y sin ofrecer resistencia.

Si vamos contra la corriente, si nos resistimos, si no aceptamos las cosas como son, generamos más dolor y gastamos mucha energía.
Todo esto implica soltar el control que la mente busca tener sobre todo, permitiendo que la vida haga a su ritmo, con sus propios tiempos de maduración.​

miércoles, enero 21, 2015

¡Cuando perdonas, ganas tú!


“Aferrarse a la ira es como agarrar un carbón caliente con la intención de tirarlo a otra persona, usted es el único que se quema” Buda

Cuando Matilde,  una mujer afrodescendiente llega a mi consulta, tiene  23 años, sus ojos negros, profundos miran a la nada esperando encontrarlo todo.

El motivo de consulta que presenta es la dificultad para establecer relaciones con sus pares y con una pareja. Tiene incertidumbre en diversas áreas de su vida: académica, familiar, social. Tiene miedo de enfrentarse al mundo.

Inicio el proceso y la llevo al origen de sus traumas y complejos, entonces Matilde relata: “tengo 7 años, estoy con papá en el rio, sacamos oro, estoy meciendo la batea. Papá dice deja eso. Me toma de la mano y empezamos a caminar rio arriba. Ya muy arriba papá me mete en un costal, lo amarra y me tira al rio. Siento terror. Grito con todas mis fuerzas, trato de soltarme… no puedo… el costal no es muy tupido, el rio me sigue arrastrando, sigo bajando con fuerza, tengo terror, sigo bajando, sigo bajando, de pronto me atranco en una piedra grande, con mis manos empiezo a tratar de abrir el costal, después de mucho luchar, me suelto, reviento la cuerda con que mi padre ató el costal y salgo. Me quedo toda la noche debajo de un árbol, tratando de entender lo que no puedo entender.

¿Cuál es la relación que tienes con el perdón? ¿De qué manera tus padres o las personas mayores de tu infancia gestionaban la ira, el resentimiento, una ofensa? La forma como te relacionas con el perdón tiene que ver con la identificación o reacción a estos modelos de comportamiento.

La prueba más difícil que vinimos a sortear en esta vida es la de las relaciones. Así que indiscutiblemente hemos tenido que perdonar y hemos tenido que pedir perdón.

Siento que hay una relación directa entre dar y recibir. Si te resulta fácil perdonar de la misma forma encuentras fácil pedir perdón y a la inversa.

¿Esperas a que te pidan perdón? Es posible que ese día nunca llegue

Cuando no perdonas te enfermas. Existen estudios que evidencian que la rabia que genera el resentimiento y el rencor libera oxitocina, vasopresina y la hormona liberadora de corticotropina que se liberan rápidamente desde el hipotálamo y causan depresión, ansiedad, hipertensión y problemas cardiacos.

El perdón es un bálsamo sanador, que te permite avanzar de forma fluida por la vida. Cuando perdonas, sueltas las cadenas que te mantienen prisionero en la cárcel del resentimiento y el dolor.

Muchas veces, más de las veces no necesitas ir donde esa persona que te hirió para otorgar el perdón, simplemente en tu corazón liberas la ofensa, lo sueltas y cosas extraordinarias suceden.

Perdonar no quiere decir aprobar o estar de acuerdo con el otro, es ir más allá para entender que toda la energía que estamos poniendo en ese resentimiento nos daña a nosotros mismos, sólo a nosotros mismos ¿a quién más?, es posible que el otro vaya tranquilo por la vida sin ni siquiera hacernos en el mundo.

Escuchamos decir “perdono, pero no olvido”, y en esta afirmación se observa un anclaje, la persona está sujeta aún a la experiencia dolorosa. Lo veo en terapia, cuando perdonas de forma real vives el momento de dolor de una manera nueva.

Perdonar no quiere decir renunciar a nuestras emociones, rotundamente NO, es válido sentir ira, impaciencia, furia. Cuando sientas que estas emociones llegan, dales la bienvenida, permítete expresarlas, observarlas y busca darles salida, no las reprimas: escribe, baila, canta, grita, pega, desahógate con alguien.

Matilde en su proceso logra resignificar la experiencia y perdonar a su padre entiende que este la había lanzado al rio porque eran demasiados hijos y Vivian bajo condiciones de extrema carencia. Hoy trabaja en una clínica como enfermera profesional y dice que “camino livianita y estoy reconciliada con la vida”



Así pues, cuando perdonamos, realmente nos estamos dando un regalo de salud, bienestar y bienaventuranza a nosotros, pruébalo.