martes, julio 29, 2014

TRUCOS PARA MEJORAR LA MEMORIA

C

Cuenta Jonathan Swift en Los Viajes de Gulliver que en la Gran Academia Lagado, situada en el imaginario país de Lapot, los alumnos recordaban las fórmulas matemáticas escribiéndolas con una tinta especial sobre obleas y devorándolas después en ayunas. Si bien en la vida real memorizar no es tan fácil, te proponemos algunas técnicas sencillas para mejorar tu retentiva.

1. Encadenadas. Para recordar listas ordenadas o desordenadas de palabras (como DESPERTADOR CAMISA PIANO CASA SOFA TORO BESUGO) los expertos recomiendan imaginar juntos y vívidamente 2 primeros objetos, y unir el resto a medida que confecciona una historia gráfica donde las imágenes de cada elemento se conecta con la siguiente.

2. Números. Se utiliza la regla de las perchas, que consiste en una lista de palabras fijas en orden, asociada cada una a un número determinado. En castellano se puede usar la siguiente secuencia, basada en el parecido físico entre números y objetos: 1-poste, 2-bicicleta, 3-tricornio, 4-silla, 5-mano, 6-palo de golf, 7-bandera, 8-gafas, 9-persona, 10-pelota. Con este método, para memorizar la fecha 1746 usaríamos la imagen de un poste (1) donde hay colocada una bandera (7), nos subimos a una silla (4) y la quitamos con un palo de golf (6).

3. Rima con... Formar pareados o versos que incluyan las palabras a recordar facilita su memorización.

4. Acrónimos y Acrósticos. En ocasiones es muy útil formar palabras (acrónimos) o frases (acrósticos) que contienen las primeras letras o sonidos de la lista o palabras a recordar. Por ejemplo, para recordar la lista Boro, Oxígeno y Sodio puede construirse la palabra BOS.

5. Idiomas. Para aprender una palabra en un nuevo idioma, seleccione antes una palabra clave en español que suene como la palabra extranjera. Luego, imagine una imagen en la cual esté involucrada la palabra clave con el significado español de la palabra extranjera. Por ejemplo, para la palabra inglesa "parish" -que significa "iglesia parroquial"- podríamos escoger como palabra clave en española "Paris-sh ..." Y, a continuación, inventar la imagen de una iglesia en Paris y alguien tratando pedir silencio en la misa haciendo "Shhh". Así, la próxima vez que vea la palabra "parish" debería poder recordar la imagen de la iglesia y alguien pidiendo silencio.

6. ¿Tu nombre era? Para superar el duro trago que supone olvidar el nombre de una persona a la que nos acaban de presentar, hay varios trucos: repetir el nombre varias veces durante la conversación, buscar una asociación del nombre con el de otra persona conocida, atender a algún rasgo físico característico de la persona y asociarlo al nombre, o buscarle un significado al nombre o apellido.


LA URGENCIA DE UNA TRANSFORMACIÓN



La vida, ya sea de una especie o de una forma individual, muere, o se extingue, o se impone por encima de las limitaciones de su condición por medio de un salto evolutivo siempre que se ve enfrentada a una crisis radical, cuando ya no funciona la forma anterior de ser en el mundo o de relacionarse con otras formas de vida y con la naturaleza, o cuando la supervivencia se ve amenazada por problemas aparentemente insuperables.

Se cree que las formas de vida que habitan este planeta evolucionaron primero en el mar. Cuando todavía no había animales en la superficie de la tierra, el mar estaba lleno de vida. Entonces, en algún momento, alguna de las criaturas se aventuró a salir a la tierra seca. Quizás se arrastró primero unos cuantos centímetros hasta que, agobiada por la enorme atracción de la gravedad, regresó al agua donde esta fuerza prácticamente no existe y donde podía vivir con mayor facilidad. Después intentó una y otra vez hasta que, mucho después, pudo adaptarse a vivir en la tierra, desarrolló patas en lugar de aletas y pulmones en lugar de agallas. 

Parece poco probable que una especie se hubiera aventurado en semejante ambiente desconocido y se hubiera sometido a una transformación evolutiva a menos que alguna crisis la hubiera obligado a hacerlo. Quizás pudo suceder que una gran zona del mar hubiera quedado separada del océano principal y que el agua se hubiera secado gradualmente con el paso de miles de años, obligando a los peces a salir de su medio ambiente y a evolucionar.

El desafío de la humanidad en este momento es el de reaccionar ante una crisis radical que amenaza nuestra propia supervivencia. La defunción de la mente humana egotista, reconocida desde hace más de 2.500 años por los maestros sabios de la antigüedad y amplificada en la actualidad a través de la ciencia y la tecnología, amenaza por primera vez la supervivencia del planeta. Hasta hace muy poco, la transformación de la conciencia humana (señalada también por los antiguos sabios) era tan sólo una posibilidad a la cual tenían acceso apenas unos cuantos individuos aquí y allá, independientemente de su trasfondo cultural o religioso. No hubo un florecimiento generalizado de la conciencia humana porque sencillamente no era todavía una necesidad  apremiante.

Una proporción significativa de la población del planeta no tardará en reconocer, si es que no lo ha hecho ya, que la humanidad está ante una encrucijada desgarradora: evolucionar o morir. Un porcentaje todavía relativamente pequeño pero cada vez más grande de personas ya está experimentando en su interior el colapso de los viejos patrones egotistas de la mente y el despertar de una nueva dimensión de la conciencia.

Lo que comienza a aflorar no es un nuevo sistema de creencias ni una religión, ideología espiritual o mitología. Estamos llegando al final no solamente de las mitologías sino también de las ideologías y de los credos. El cambio viene de un nivel más profundo que el de la mente, más profundo que el de los pensamientos. En efecto, en el corazón mismo de la nueva conciencia está la trascendencia del pensamiento, la habilidad recién descubierta de elevarse por encima de los pensamientos, de reconocer al interior del ser una dimensión infinitamente más vasta que el pensamiento. 

Por consiguiente, ya no derivamos nuestra identidad, nuestro sentido de lo que somos de ese torrente incesante de pensamientos que confundimos con nuestro verdadero ser de acuerdo con la vieja conciencia. Es inmensa la sensación de liberación al saber que no somos esa "voz que llevamos en la cabeza". ¿Quién soy entonces? Aquel que observa esa realidad. La conciencia que precede al pensamiento, el espacio en el cual sucede el pensamiento, o la emoción o la percepción.

El ego no es más que eso: la identificación con la forma, es decir, con las formas de pensamiento principalmente. Si es que hay algo de realidad en el concepto del mal (realidad que es relativa y no absoluta), su definición sería la misma: identificación total con la forma: las formas físicas, las formas de pensamiento, las formas emocionales. El resultado es un desconocimiento total de nuestra conexión con el todo, de nuestra unicidad intrínseca con "todo lo demás" y también con la Fuente. Este estado de olvido es el pecado original, el sufrimiento, el engaño. ¿Qué clase de mundo creamos cuando esta falsa idea de separación total es la base que gobierna todo lo que pensamos, decimos y hacemos? Para hallar la respuesta basta con observar la forma como los seres humanos se relacionan entre sí, leen un libro de historia o ven las noticias de la noche.

Si no cambian las estructuras de la mente humana, terminaremos siempre por crear una y otra vez el mismo mundo con sus mismos males y la misma defunción.

Peleémonos como Patos




«En El poder del Ahora mencioné que había observado que cuando dos patos se pelean, al separarse nadan en direcciones opuestas.

Después, los dos baten las alas con fuerza varias veces para descargar el exceso de energía acumulada durante la pelea. Una vez que han sacudido las alas se van nadando pacíficamente como si no hubiese pasado nada.

Si el Pato tuviese mente humana, mantendría viva la pelea en sus pensamientos, tejiendo historias. Esta podría ser la historia del Pato: “no puedo creer lo que acaba de hacer, se me acercó a menos de unos cuantos centímetros, seguramente se cree el dueño del estanque, no tiene consideración alguna por mi espacio privado. Nunca más confiaré en él. La próxima vez con seguridad, tramará otra cosa para molestarme, estoy seguro de que ya está tramando algo pero no lo toleraré; le daré una buena lección que nunca olvidará” Y así continúa la mente tejiendo sus historias, pensando y hablando sobre el asunto durante días, meses y hasta años. En cuanto al cuerpo, la lucha no ha cesado y la energía que genera en respuesta a todos esos pensamientos es emoción, la cual da lugar a más pensamientos todavía.

Es lo que se convierte en el pensamiento emocional del Ego. Es fácil ver lo problemática que sería la vida si el Pato tuviese mente humana.

Pero es así como viven la mayoría de los seres humanos. Nunca ponen un punto final a ninguna situación o acontecimiento. La mente y “mi historia” fabricada continúan con su ciclo interminable.

Somos una especie que perdió su camino. En toda la naturaleza, en cada flor, árbol en cada animal hay una lección importante para nosotros, si tan solo nos detuviéramos a observar y oír.

La lección del Pato es la siguiente: sacudamos las alas, es decir, dejemos atrás la historia y volvamos al único lugar donde reside el poder: el presente.»

Vaciar la mente


Esta meditación  te ayudará a disminuir el parloteo de la mente, a acallar tus pensamientos y encontrarte con lo más profundo de tu ser.
¡Que tengas lindo día!

1) Si nos observamos pensar veremos que la mente es como un remolino donde giran sin cesar las mismas cosas, angustias, esperanzas, miedos.
2) Para detener estos círculos incesantes, canta las 5 vocales así: A,E,I,U,O. cada una durante un minuto (o más, si asì lo necesitas).
3) Mientras la cantas, con profundas respiraciones, imagina que resuena en todo tu cuerpo, tu país, el planeta, la galaxia, el universo.
4) Cuando llegues a la O, termina agregándole una M. Te dará OM, la sílaba sagrada hindú que dicen es el origen del universo.
5) El sonido A, actúa sobre lo alto de la garganta, de los pulmones y todo tu cráneo.
6) El sonido E, tonifica tus glándulas tiroides.
7) El sonido I te desamarra del ego, y te da alegría si lo emites con una sonrisa en los labios. El sonido U penetra profundamente en el tórax y el vientre, y proporciona fuerza vital.
9) El sonido O va hasta el fondo del abdomen, y te abre a la creatividad.
10) Al terminar la serie, contempla tus pensamientos como si fueran hojas que flotan en la corriente de un río, o nubes que cruzan el cielo.

Alejandro Jodorosky

Los niños y su sabiduría infinita



La madre es una mujer joven, 25 años. Pasa por un momento de crisis, de pregunta existencial, se sume en crisis de llanto imparables. 

Su hijo tiene tres años. No entiende por qué ella está triste, habla bajito y llora todo el tiempo. Entonces le dice 
-Mamita, haz lo que yo hago me tomo un tetero y ya no tengo ganas de llorar.

Si Aprendes Como Un Niño Tu Cerebro Crece


Las investigaciones de los últimos años confirman la tesis de la neurogenesis, creación de nuevas neuronas en la edad adulta. 

El cerebro adulto crece después de dos horas de aprendizaje similar al infantil, según un estudio de la Universidad de Hong Kong, en China, que se publica en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Los investigadores, dirigidos por Li-Hai Tan, utilizaron tareas auditivas, de nomenclatura y emparejamiento para enseñar a 19 adultos nombres artificiales de dos tonalidades de color verde y dos de color azul.

Las imágenes del cerebro de los participantes mostraron que a lo largo cinco sesiones administradas en 3 días, un entrenamiento total de una hora y 48 minutos, su volumen de materia gris cerebral aumentó en áreas asociadas a la visión del color y la percepción.

El entrenamiento fue diseñado para imitar las rápidas e intensas asociaciones entre palabras y objetos que se producen en los inicios del desarrollo verbal infantil.

Estudios previos indicaban que la materia gris aumenta en los adultos pero sólo después de experiencias que duran entre semanas y años.

Sin embargo, el nuevo trabajo sugiere que el cerebro adulto humano intacto es estructuralmente más plástico de lo que se pensaba.


Si aprendes como un niño tu cerebro crece

Vía|MuyInteresante


En los textos más antiguos se mencionan ochenta mil chakras, siendo 7 los chakras principales situados en el cuerpo etérico a lo largo del eje de la columna vertebral, desde el sacro hasta la cúspide del cráneo, y dotados de una función vital muy importante para el cuerpo, la mente y el espíritu.

Enfermedades del cuerpo físico pueden bloquear los chakras que correspondan al órgano enfermo y viceversa, emociones fuertes, tristeza, miedos, etc. Pueden ser causas de bloqueos de chakras.

De una u otra forma es factible que todos tengamos algún o algunos chakras sin un óptimo funcionamiento o bloqueados por lo que siempre viene bien saber trabajar con los chakras de uno mismo e implementar ciertas técnicas y consejos para desbloquear los chakras.


Bloqueos Energéticos

Para corregir el mal funcionamiento de los chakras, bastara con trabajar sobre los hábitos alimentarios y de vida. De esta manera los propios alimentos, los perfumes, colores, las piedras energéticas, la música, los deportes que nos han señalado las condiciones delchakra, el apoyo inestimable de las posturas del yoga, la respiración, la meditación, la luz coloreada y la reflexologia podal, así como de los aceites esenciales y las flores de Bach, podrán transformarse en instrumentos naturales validos para la reactivación o el reequilibrio del chakra en cuestión.

Todos los ejercicios que exigen flexiones, torsiones y tensiones de la columna están orientados a liberar los canales energéticos de bloqueos y a ampliar su capacidad. Por ultimo, todas aquellas posturas que implican contracción del abdomen activan el chakra intermedio que, en la columna de los siete chakras principales, actúa como si fuera un “regulador del tráfico”.
Armonizar el Chakra del Corazón

El primer Chakra que debe Armonizarse es el del Corazón. Mientras este funcione sin dificultades no nos faltara el amor, que revitaliza y cura, restableciendo con su vibración armoniosa la vitalidad de todos los chakras.

Perfumémonos con esencias naturales y tengamos siempre en casa flores frescas, quememos algun incienso, hornito con esencias naturales y tengamos la “casa en orden” lo más limpia y ordenada posible para obtener un buen Feng Shui. Escuchemos con frecuencia buena música, cantemos, movámonos y bailemos.

Hay que poner esmero en la elección de los colores, de la ropa, las paredes, los muebles y los cosméticos (jabones, sales de baño, baño de espuma), teniendo en cuenta que:
el amarillo es reequilibrarte
el naranja y el rojo son calentadores y afirmantes
el azul marino relaja y es ligeramente antibiótico
el verde es tranquilizante y antitumoral
el violeta afrodisíaco y espiritualizante

Podemos reforzar esta terapia natural aplicando directamente sobre el cuerpo, a la altura del chakra, trozos de seda del color correspondiente, o iluminados con bombillas de colores.

Agua de Sol

Como alternativa podemos preparar la maravillosa “agua de sol”, que tomaremos a pequeños sorbos de agua una botella transparente vendada con seda de colores (de un solo tono) y que dejaremos reposar a la luz directa del sol durante cinco o seis horas, como mínimo.

Gotas de luz de colores

También podemos sumar la ayuda que proporcionan los cristales, que los hindúes definen como “gotas de luz de colores”. Podemos llevar encima, pegados a la piel, los que se aconsejan para el chakra que “esta en peligro”, o bien junto a la cama, a la altura de la cabeza o del corazón. Lo fundamental es que, antes de utilizarlos, los hagamos nuestros, lavándolos en agua abundante en la que habremos disuelto sal marina dejandolo reposar por 24hs.

Sin embargo, la solución más eficaz consiste en llevar a cabo la meditación sobre los distintos chakras, tumbados en el suelo, con los ojos cerrados y la cabeza orientada hacia el norte, apoyando sobre la piel desnuda, a la altura de los centros energéticos. Con música de mantras de fondo o música con sonidos naturales, podemos meditar concentrándonos en la respiración, si se aplican técnicas de respiración será más efectivo.

El efecto será aun más intenso cogiendo en cada mano un cristal de cuarzo (puntiagudo en la derecha, redondeado en la izquierda) y colocándonos alrededor del cuerpo, en círculo, doce pequeños cristales con las puntas orientadas hacia el centro.
Reequilibrar las Energías del ambiente



Es aconsejable hacer limpiezas energéticas en los lugares donde habitamos, ya sea en nuestra casa o en nuestro trabajo. Una vez al mes sería un buen promedio para mantener la casa limpia de energías densas.

No hace falta tener alguna “traba energética” para hacer una limpieza energética, las energías densas que traemos desde el exterior, las vibraciones densas que podamos vibrar debido a alguna circunstancia que nos genere depresión, broncas, etc. Todo influye en las energías del lugar.
La Respiración para Reequilibrar Chakras

Ejercitar la respiración consiente es de gran ayuda para equilibrar las energías, oxigenar los músculos del cuerpo, nos ayuda a mantenernos alineados y también ayuda a desbloquear chakras bloqueados. Para trabajar la respiración sobre los chakras simplemente tenemos que focalizarnos en ellos y según el chakra que queramos trabajar al inhalar nos imaginamos una luz dorada o del color correspondiente a ese chakra y mentalmente la llevamos a ese chakra.

Este procedimiento lo podemos hacer repitiendo un promedio de 4 repeticiones por chakra, dependiendo de si el bloqueo es fuerte o más leve. A continuación citaremos un ejercicio de respiración completa y pranayama del Yoga.

La Concentración y el Pranayama

La práctica de la concentración y del pranayama está muy relacionados. Si se practica pranayama se desarrollara la concentración al mismo tiempo. El control natural de la respiración se produce simultáneamente junto con la práctica de la concentración.

Ejercicio Respiración Completa

La técnica respiratoria más básica se denomina “respiración completa” o “respiración revitalizadora”. Al principio, tal vez nos parezca algo extraño, pero hay que intentar recordar como respiraba con naturalidad nuestro cuerpo cuando éramos unos bebes.

La Respiración se divide en tres partes

Inspiración, retención y espiración, en una proporción de 1:4:2. Inspiramos mientras contamos uno, retenemos el aire contando hasta cuatro, y después espiramos contando hasta dos. La forma mas sencilla de experimentar la sensación de una respiración completa consiste en tumbarse en el suelo boca arriba, en una posición cómoda y relajada; colocar la palma de la mano izquierda sobre el corazón y la palma derecha sobre el ombligo; cerrar la boca y los ojos.

Para empezar, expulsar el aire viciado del cuerpo

Espirar por la nariz. Luego, en la inspiración, visualizar el camino de la respiración desde la nariz hacia el vientre y dejar que este se hinche con aire. Al ensancharse el vientre, el diafragma se desplazara hacia abajo y efectuara un masaje en los órganos abdominales.

Al espirar, concentrarse primero en contraer el vientre y luego en vaciar los pulmones. Durante la concentración del vientre, el diafragma se desplaza hacia arriba y efectúa un masaje en el corazón.

Esperamos que estos consejos sean útiles e inspiren a reequilibrar los chakras, las energías del lugar donde habitan y ejercitar la respiración para una mejor concentración, salud y bienestar.

Fuente: http://universo-espiritual.ning.com/

El boomerang o de la correspondencia





Sabemos cuáles son muestras emociones para poder responsabilizarnos de las mismas y así poder actuar. Cualquier cambio que queramos producir en nuestro sistema pasa por el reconocimiento y aceptación de nuestras emociones. Si yo no cambio de actitud difícilmente se producirán cambios en mi sistema.

La ley del boomerang o de la correspondencia dice:

Todo lo que haces a los demás, también te lo haces a ti mismo. Eric Fromm

Un día, un niño entró a su casa dando patadas en el suelo y gritando muy molesto.

Su padre, lo llamó. Jaimito, lo siguió, diciendo en forma irritada: – Papá, ¡Te juro que tengo mucha rabia! Pedrito no debió hacer lo que hizo conmigo. Por eso, le deseo todo el mal del mundo, ¡Tengo ganas de matarlo! Su padre, un hombre simple, pero lleno de sabiduría, escuchaba con calma al hijo quien continuaba diciendo: – Imagínate que el estúpido de Pedrito me humilló frente a mis amigos. ¡No acepto eso! Me gustaría que él se enfermara para que no pudiera ir más a la escuela.

El padre siguió escuchando y se dirigió hacia una esquina del garaje de la casa, de donde tomó un saco lleno de carbón el cual llevó hasta el final del jardín y le propuso: – ¿Ves aquella camisa blanca que está en el tendedero? Hazte la idea de que es Pedrito y cada pedazo de carbón que hay en esta bolsa es un mal pensamiento que va dirigido a él. Tírale todo el carbón que hay en el saco, hasta el último pedazo. Después yo regreso para ver como quedó. El niño lo tomó como un juego y comenzó a lanzar los carbones pero como la tendedera estaba lejos, pocos de ellos acertaron la camisa. Cuando, el padre regresó y le preguntó: – Hijo ¿Qué tal te sientes? – Cansado pero alegre. Acerté algunos pedazos de carbón a la camisa.

El padre tomó al niño de la mano y le dijo:

- Ven conmigo quiero mostrarte algo. Lo colocó frente a un espejo que le permite ver todo su cuerpo. ¡Qué susto! Estaba todo negro y sólo se le veían los dientes y los ojos. En ese momento el padre dijo: – Hijo, cómo pudiste observar la camisa quedó un poco sucia pero no es comparable a lo sucio que quedaste tú. El mal que deseamos a otros se nos devuelve y multiplica en nosotros. Por más que queremos o podamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos y la suciedad siempre queda en nosotros mismos

Compartir:

Sobre las preocupaciones


Un psicólogo en una sesión grupal levantó un vaso de agua, todo el mundo esperaba la típica pregunta: ¿Está medio lleno o medio vacío? … Sin embargo, preguntó:
–¿Cuánto pesa este vaso? Las respuestas variaron entre 200 y 250 gramos. El psicólogo respondió: “El peso absoluto no es importante, depende de cuánto tiempo lo sostengo. Si lo sostengo 1 minuto, no es problema, si lo sostengo una hora, me dolerá el brazo, si lo sostengo 1 día, mi brazo se entumecerá y paralizará. El peso del vaso no cambia, pero cuanto más tiempo lo sujeto, más pesado, más difícil de soportar se vuelve”.
Y continuó: “Las preocupaciones son como el vaso de agua”.
Si piensas en ellas un rato, no pasa nada.
Si piensas un poco más empiezan a doler y si piensas en ellas todo el día, acabas sintiéndote paralizado, incapaz de hacer nada.”


CompartirTwitterFacebook

Vistas: 8


▶ Responde a esto

lunes, julio 28, 2014

MEDICINA TRADICIONAL CHINA. BAZO GOBERNADOR 26. PERDIDA DEL CONOCIMIENTO, TRASTORNOS PSÍQUICOS, EPILEPSIA....



Renzhong 水沟 es el punto de encuentro clásico del Cielo y Tierra. Como su nombre lo indica: "CENTRO DEL HOMBRE", lo que refleja la antigua idea de que el hombre es el puente entre el Cielo y la Tierra. Pertenece al Vaso Gobernador ( VG26)

Como pueden apreciar en la foto, el punto Renzhong se ubica en la base de la nariz, en medio del pliegue del labio superior. Cuando se práctica ejercicios de Chikung, se suele colocar la lengua en el techo de la boca, cerrando la conexión entre los canales Du y Ren

La pérdida del conocimiento resulta de la separación del Yin y el Yang en el cuerpo. Renzhong es el punto más importante para la restauración de la conciencia. En esos casos se debe presionar con fuerza, con el dedo pulgar o el índice.

Está indicado también los trastornos psíquicos, crisis epilépticas, convulsiones febriles y para la lumbalgia aguda. Ampliemos:

Renzhong tiene un efecto relajante para la mente, y es eficaz en el tratamiento de una variedad de trastornos psico-emocionales, como la manía, la risa loca, y la epilepsia. Masajear con el dedo índice o pulgar aplicando mediana presión, 27 pequeñas rotaciones

Ya que este punto se ubica al final del Canal Du; siguiendo el principio de la elección de puntos en un extremo de un canal para el tratamiento de trastornos en el otro extremo, Renzhong está fuertemente indicado para el esguince lumbar, especialmente cuando el dolor es agudo y situado en la columna vertebral. En esos casos masajear el punto Renzhong con el dedo índice, moviendo el cuerpo hacia atrás y adelante desde la cintura.


Maestro César Ramírez

Una poderosa lista de sobria sabiduría de Gurdjieff




El maestro Gurdjieff diseñó una lista para llevar una vida mental, física y espiritualmente sana, libre y responsable.

G. I. Gurdjieff es, sin duda, uno de los místicos más influyentes del último siglo. Su filosofía, que a grandes rasgos planteaba que el hombre en términos prácticos es una máquina programada que vive en un estado de perpetua somnolencia (sí, Gurdjieff es uno de los grandes precursores del apocalipsis zombie, sólo que para él esto no era algo que iba pasar en el futuro sino que ya era el estadio general de nuestra sociedad), ha sido importante para personajes como Osho, Jodorowsky, Castaneda, Leary, Crowley y por supuesto, su gran alumno Ouspenski. Aunque Gurdjieff, en su plano más esotérico, sostenía una visión un tanto más radical (como que el ser humano es alimento para la Luna), en este caso tenemos una enseñanza moral que casi podríamos incrustar en la gran tradición del camino chino del justo proceder junto a alguien como Confucio.

Desde hace unos años se ha viralizado en la red este texto publicado en el libro El maestro y las magas, de la editorial Siruela. A continuación, 82 duras perlas que el maestro dedicó a su hija; bien leídas, constituyen un manual para desprogramarse y vivir libremente, con una responsabilidad que se debe sólo al propio espíritu.

1. Fija tu atención en ti mismo; sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir; agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes; si lo haces, te mientes y robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión, ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos; cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a sí mismo.
39. Vence tus antipatías y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan, bueno o malo, de ti.
41. Transforma tu orgullo en dignidad.
42. Transforma tu cólera en creatividad.
43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45. Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatía, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas; adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pídele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie; sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo; mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en el que habites, consagra siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio, no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.

sábado, julio 26, 2014

El cuerpo del dolor






El Pensamiento

En su mayor parte, nuestro proceso de pensamiento es involuntario, automático y repetitivo. No es más que una especie de estática mental que no cumple ningún propósito real. Estrictamente hablando, no pensamos: el pensamiento es algo que nos sucede. Cuando decimos “yo pienso” está implícita la voluntad. Implica que tenemos voz en el asunto, que podemos escoger. Sin embargo, en la mayoría de los casos no sucede así. La afirmación “yo pienso” es tan falsa como la de “yo digiero” o “yo circulo mi sangre”. La digestión sucede, la circulación sucede, el pensamiento sucede.

La voz de la mente tiene vida propia. La mayoría de las personas están a merced de esa voz, lo cual quiere decir que están poseídas por el pensamiento, por la mente. Y puesto que la mente está condicionada por el pasado, empuja a la persona a revivir el pasado una y otra vez.

Durante miles de años, la humanidad se ha dejado poseer cada vez más de la mente, sin poder reconocer que esa entidad poseedora no es nuestro Ser. Fue a través de la identificación completa con la mente que surgió un falso sentido del ser: el ego. La densidad del ego depende de nuestro grado (el de nuestra conciencia) de identificación con la mente y el pensamiento. El pensamiento es apenas un aspecto minúsculo de la totalidad de la conciencia, la totalidad de lo que somos.

La mayoría de las personas viven ajenas a su esencia,.. permanecen atrapadas en el estado egotista. Viven separadas de sí mismas, de los demás, y del mundo que las rodea. El pensamiento absorbe la mayor parte de su atención, de tal manera que no ven ni oyen realmente a los demás. No están presentes en ninguna situación porque su atención está en el pasado o en el futuro. Usualmente se relacionan con los demás a través de algún tipo de personaje al cual representan, de manera que no son ellas mismas.

Algunos de Ios más grandes escritores del siglo veinte como Franz Kafka, Albert Camus, T.S. Eliot, y James Joyce, reconocieron en la enajenación (causada por el pensamiento egótico) el dilema universal de la existencia humana, el cual probablemente sintieron profundamente, de tal manera que pudieron expresarlo magistralmente a través de sus obras. No ofrecen una solución, pero nos muestran un reflejo del predicamento del ser humano para que podamos verlo más claramente. Reconocer ese predicamento es el primer paso para trascender.

Las Emociones

La diferencia fundamental entre una reacción instintiva y una emoción está en que la primera es una reacción directa del cuerpo frente a una situación externa, mientras que la emoción es la respuesta del cuerpo a un pensamiento.

Indirectamente, una emoción también puede ser una reacción a una situación o a un hecho real, pero vista a través del filtro de la interpretación mental, el filtro del pensamiento, es decir, a través de los conceptos mentales de bueno y malo, gusto y dis­gusto, yo y lo mío. Por ejemplo, es probable que no sintamos emoción alguna cuando nos enteramos de que le han robado el automóvil a alguien, mientras que si es nuestro automóvil, nos sentiremos muy alterados. Es sorprendente cuánta emoción puede generar un concepto mental tan nimio como es el de “mío”.

Si bien el cuerpo es muy inteligente, no está en capacidad de distinguir entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todos los pensamiento como si fueran la realidad. No sabe que es apenas un pensamiento. Para el cuerpo, un pensamiento preocupante o amenazador significa, “Estoy en peligro”, llevándolo a reaccionar de conformidad, aunque la persona esté descansando en su cama en la noche. El corazón se acelera, los músculos se contraen, la respiración se hace más rápida y se acumula la energía. Pero como el peligro es solamente una ficción de la mente, esa energía no tiene por dónde desfogar. Parte de ella retorna a la mente y genera más pensamientos angustiosos. El resto de la energía se vuelve tóxica e interfiere con el funcionamiento armonioso del cuerpo.

Las emociones y el ego

El ego no es solamente la mente no observada, la voz mental que finge ser nosotros, sino también las emociones no observadas que representan la reacción del cuerpo a lo que dice la voz de la mente.

La voz de la mente relata una historia a la cual reacciona el cuerpo porque cree en ella. Esas reacciones son las emociones, las cuales alimentan nuevamente el pensamiento que las creó en primer lugar. Este es el círculo vicioso entre los pensamientos no examinados y las emociones, el cual da lugar al pensamiento emocional y a la fabricación de historias emocionales.

Los pensamientos que desencadenan reacciones emocionales del cuerpo pueden surgir a veces con tanta rapidez que, antes de que la mente tenga tiempo de expresarlos, el cuerpo ya ha reaccionado con una emoción. Esos pensamientos existen en una etapa pre-verbal y podrían considerarse como supuestos tácitos e inconscientes. Se originan en el condicionamiento pasado de la persona, generalmente en la primera infancia. “No se puede confiar en nadie” es un ejemplo de un supuesto inconsciente en una persona cuyas relaciones primordiales con sus padres o sus hermanos no le inspiraron confianza. Los siguientes son otros supuestos inconscientes comunes: “Debo luchar para sobrevivir. Nunca hay suficiente dinero. La vida es una permanente desilusión.”. Los supuestos inconscientes crean emociones físicas, las cuales a su vez generan actividad mental o reacciones instantáneas. Es así como creamos nuestra realidad personal.

La voz del ego perturba constantemente el estado natural de bienestar del cuerpo. El cuerpo lleva pegado un ego y no puede hacer otra cosa que reaccionar a todos los patrones disfuncionales de pensamiento que conforman el ego. Así, un torrente de emociones negativas acompaña al torrente de pensamientos compulsivos incesantes.

¿Qué es una emoción negativa?

Es una emoción tóxica para el cuerpo que interfiere con su equilibrio y su funcionamiento armonioso. Las emociones como el miedo, la ansiedad, la ira, el rencor, la tristeza, el odio, los celos y la envidia perturban el flujo de energía del cuerpo y afectan el corazón, el sistema inmune, la digestión, la producción de hormonas, etcétera. La emoción dañina para el cuerpo también se contagia a las personas que entran en contacto con nosotros e, indirectamente, a un sinnúmero de personas a quienes ni siquiera conocemos, a través de una reacción en cadena. El término genérico para describir todas las emociones negativas es la infelicidad.

¿Entonces las emociones positivas tienen el efecto contrario sobre el cuerpo físico? ¿Fortalecen el sistema inmune, revitalizan y sanan el cuerpo?

Por supuesto que sí, pero debemos diferenciar las emociones positivas generadas por el ego de las emociones positivas emanadas del estado profundo de conexión con el Ser.

Las emociones positivas generadas por el ego traen consigo un opuesto en el cual se pueden convertir. He aquí algunos ejemplos: lo que el ego llama amor es deseo de poseer y un apego que puede convertirse en odio en un segundo. La expectativa ante un evento, es decir, el exceso de importancia que el ego le da al futuro, se convierte fácilmente en desilusión y frustración cuando el evento no satisface las expectativas del ego. Los elogios y el reconocimiento nos hacen sentir alegres y optimistas un día, pero la crítica y la indiferencia nos dejan tristes e infelices al otro. El placer de una fiesta se convierte en fatiga y resaca al día siguiente. No hay bien sin mal, alegría sin tristeza.


DESPIERTA ... asume responsabilidad por tu condición de vida y libérate de la tiranía del ego.. ese es tu victimario… Paradójico .. tu victimario juega contigo a la víctima.

Lee o relee el capítulo 5 del libro una nueva Tierra y luego mira el video de la clase 5 que corresponde a este capítulo, donde tendrás una conexión indirecta visual (muy importante) con Eckhart Tolle, que facilita la transmisión del conocimiento, .. tu subconsciente puede captar paquetes de información.. mas allá de las palabras


del Capitulo 5 – El cuerpo del dolor

del libro de Eckhart Tolle “Una nueva Tierra”

viernes, julio 25, 2014

Guía internacional del sueño lúcido




1. Bienvenido a esta guía del sueño lúcido. Descubra porqué miles de personas desean alcanzar la lucidez onírica. Aprenda cómo conseguirla y qué puede hacer una vez alcanzada. 

2. La lucidez es un estado mental que permite estar totalmente consciente dentro del sueño. Como puede imaginar, se trata de un estado fascinante, dado que la mente llega a creer que está totalmente despierta cuando, de hecho, el cuerpo está dormido.
3. En ese estado de lucidez, las actividades más comunes son las de volar, explorar mundos oníricos, interaccionar con personajes imaginarios e incluso examinarse a sí mismo para aumentar la conexión con su propia alma. De hecho, sólo la mente lógica establece los límites a cualquier posibilidad que se le presente.

4. A continuación, proponemos dos conjuntos de prácticas para conseguir la lucidez onírica. El primer método debe ser usado en la fase inicial, ya que constituye la base técnica de esta práctica. Para ello, comience dejando sobre su mesilla un pequeño cuaderno y, cada mañana al despertar, anote todos los sueños que sea capaz de recordar. Esta acción permite que su mente se concentre en los sueños y se pongan de manifiesto cuestiones y signos oníricos interesantes que ayudarán a su mente a cobrar consciencia sobre sus sueños.
Haga comprobaciones periódicas en los momentos de vigilia para comprobar que no está soñando. Con ello podrá darse cuenta de cuándo está soñando realmente. Al realizar este tipo de comprobaciones durante el día, tenderá a realizar las mismas acciones mientras duerme, activando así la lucidez onírica. Entre las comprobaciones más comunes encontramos las levitaciones, intentar hacer pasar un dedo a través de la palma de la mano y comprobar si los interruptores de luz funcionan correctamente (ya que en los sueños no suele ser así.)

El segundo de estos métodos es más directo. Antes de usarlo, dedique algún tiempo a anotar sus sueños y a hacer comprobaciones periódicas durante el estado de vigilia. Cuando despierte por la mañana, evite volver a dormirse sin más. Por el contrario, dígase a sí mismo: "Cuando vuelva a dormirme, voy a ser consciente de mi sueño". Intente recordar su último sueño y, en el momento de retomar este sueño, visualícese a sí mismo consciente de estar soñando. Es aconsejable incluso poner el despertador una hora antes de lo acostumbrado para que una vez despierto, tenga tiempo de volver a dormirse y realizar esta acción.


Otra práctica consiste en entrar directamente en un sueño lúcido a partir del estado de vigilia. El mejor momento para probar esta técnica es al mediodía después de la comida. Póngase cómodo, cierre los ojos y relájese. Preste especial atención a las formas e imágenes de colores que aparecen al cerrar los ojos. Déjese inducir al sueño, mantenga la mente relajada pero atenta a las imágenes que se van formando. No es una práctica sencilla, pero si consigue mantener un cierto equilibrio entre sueño, relajación e imágenes, estas últimas comenzarán a ser cada vez más relevantes, permitiéndole disfrutar de un estado de lucidez total en ese mundo de imágenes presente en su mente.

5. No obstante, una vez alcanzada la lucidez, ésta puede comenzar a disminuir en cualquier momento. Si desea prolongar la experiencia, frótese las manos y concéntrese en la realidad presente en su mente. O pida en voz alta: "Deseo aumentar mi estado de lucidez " dando al mismo tiempo una vuelta sobre sí mismo con los brazos extendidos.

6. El estado de lucidez ha sido probado científicamente, pero además, se han encontrado datos que recogen experiencias que van más allá del sueño lúcido, como las proyecciones astrales (un estado en donde el alma deambula libremente por el universo), los sueños compartidos, el encuentro con guías espirituales y otras experiencias extraordinarias. Sea cual sea su experiencia, no dude de su total inocuidad. Sólo esperamos que pueda disfrutar de su universo mental tal y como ya disfrutan millones de personas en todo el 
mundo.

7. El objetivo de este informe es propagar el conocimiento sobre los sueños lúcidos en tantos idiomas como sea posible. Si desea colaborar, póngase en contacto con nosotros. Deseamos traducir este documento en numerosos idiomas y distribuirlo tan extensamente como podamos. Agradecemos la ayuda prestada por todos los miembros. 

Fuente: http://lucid.atspace.com/spanish.htm

ARQUETIPO "La Víctima": Guardián de la autoestima





Todos tememos convertirnos en víctimas. Puede que el arquetipo de la Víctima se manifieste la primera vez que no hayas conseguido lo que querías o necesitabas; la primera vez que uno de tus progenitores, un compañero de colegio, hermano o profesor te maltrate, o cuando te acusen de algo que no has hecho o te castiguen por ello. Tal vez contengas la rabia que te provoca la injusticia si el que la inflige es mayor o más poderoso que tú. Sin embargo, en un momento determinado descubres la perversa ventaja de ser la Víctima. Puede que te dé miedo defenderte o tal vez disfrutes de la compasión que recibes. La cuestión esencial de la víctima es si vale la pena desprenderte de la sensación de poder para evitar asumir la responsabilidad de tu independencia.

La lección relacionada con el arquetipo de la Víctima exige que evalúes tu relación con el poder, sobre todo, en las relaciones en que tu actitud implique control y la necesidad de establecer límites personales.
El objetivo principal del arquetipo de la Víctima es desarrollar la autoestima y el poder personal. Cuando te encuentres en una situación en la que te sientas amenazado o tengas la sospecha de que te falta el poder social, profesional o personal necesarios, analiza esa reacción desde el punto de vista físico, emocional y mental. Ésa es la voz intuitiva de tu Víctima interior. Para condicionar tus reacciones en todas tus experiencias y relaciones, di "Me comprometo con mi poder... ¿Qué decisión puedo tomar en este momento que me ayude a fortalecerme?". Identifica el problema o amenaza que debes superar y el poder que necesitas para hacerlo. No olvides que todas las cosas y personas de tu vida están ahí porque así lo establece tu contrato con el fin de contribuir a tu maduración espiritual.

Tienes contratos con personas que están relacionadas de forma directa con el arquetipo de la Víctima. Su función fundamental es ayudarte a desarrollar la autoestima mediante actos de honestidad, integridad, valor, entereza y respeto por ti mismo. Esas personas cuyos contratos están relacionados con el fortalecimiento de tu Víctima desempeñarán, o han desempeñado, los papeles protagonistas en tu descubrimiento del valor de esas cualidades espirituales y lo esenciales que son para tu bienestar.

Caroline Myss, de El Contrato Sagrado

Imagen: Emotionally Charged, Angelica Ström

jueves, julio 24, 2014

Glándula timo y felicidad.


La glándula timo ha generado incertidumbre.  Fue bombardeada con rayos x, se pretendía eliminar posibles células  cancerosas.  Es una de las glándulas mas importantes que tenemos, conecta lo físico, psíquico y emocional. Es muy sensible a las emociones, el calor. 

miércoles, julio 23, 2014

Libérate del dolor



El problema no son nuestras peores emociones, el miedo, la ansiedad, la tristeza, la rabia, la ira, incluso el odio, el rechazo. El problema es que no queremos sentirlas, la evasión.

Nos pasamos gran parte de la vida resistiendo y luchando con nuestro dolor y esto es a menudo la causa de más sufrimiento. No nos han enseñado a sentirlo, no estamos acostumbrados a sentirnos y llevamos así mucho tiempo, desde muy pequeñitos.

¿Qué hacemos cuando estamos con alguien que está compartiendo con nosotros un momento de dolor, y comienza a llorar? Nos sentimos incómodos!, de todas las maneras queremos que deje de hacerlo, le secamos las lágrimas, cambiamos el tema para que la persona “se evada”, le damos una palmadita en el hombro con un “Ale, ale, ya pasó”, pero no le sostenemos en su dolor, no nos adentramos ahí, intentamos de todos los modos que deje de sentir eso que está sintiendo en ese momento… pero eso que está sintiendo, se queda dentro. Energéticamente, esto genera un bloqueo.

Casi todos tenemos alguna parte en nuestro cuerpo más débil, un órgano más sensible, alguna tendencia a cierta enfermedad o a ciertos síntomas bien por predisposión genética, por haber sufrido algún trauma previo..etc.. Esas debilidades son consecuencia de una debilidad energética previa en ese órgano, tejido o zona concreta. Cuando nuestras emociones se están reprimiendo, se generan cargas, que tienden a acumularse en las zonas más debilitadas energéticamente, empeorando aun más los síntomas, ya que esa carga aumenta la restricción de energía que ya de por si ese lugar está teniendo. El trasfondo es bastante más complicado y hay más factores, pero en esencia, esto es lo que ocurre, y como nos negamos a sentir el dolor, nos lo llevamos puesto: fibromialgias,dorsalgias, contracturas, nódulos, quistes… son cristalizaciones energéticas, las hay de todo tipo.

Casi 100 millones de adultos estadounidenses sufren dolor crónico según un artículo publicado en The Journal of Pain (La misión de este organismo es mejorar la atención de los pacientes con dolor al proporcionar un foro para investigadores clínicos, científicos y otros profesionales de la salud donde se publican investigaciones y últimos recursos para paliar el dolor).

Hay técnicas que nos pueden ayudar.

A continuación os voy a explicar una práctica muy sencilla, que puede realizarse en 2 minutos.

Con ella, comenzamos a probar un enfoque radicalmente diferente, y hay evidencias de que produce una mejoría en los síntomas, nos hace más presentes, enfocados y capaces de prestar atención a lo que de verdad importa.

Es una técnica de “atención plena”, también conocida como Mindfulness, meditación Vipassana… qué importa el nombre, lo importante es la esencia.

Hay numerosas publicaciones clínicas que confirman esto, y sus beneficios:

Efectividad de la atención plena meditación (Vipassana) en el tratamiento del dolor lumbar crónico

Efectos inmediatos de mejoría tras una breve práctica de atención plena sobre el cuerpo, en pacientes con dolor crónico
Eficacia de Mindfulness en el tratamiento del dolor crónico y la comorbilidad psicológica: Un meta-análisis
Alivio del dolor relacionado con la meditación de atención plena: La evidencia en los mecanismos cerebrales de regulación del dolor
Desórdenes de somatización y práctica de atención plena

Estos don sólo algunos, pero hay cientos.

Dejémonos de teoría, y vayamos a la práctica:


1) Sentado o tumbado, cierra los ojos y haz un par de respiraciones profundas.

2) Comienza visualizando una situación desagradable que hayas experimentado recientemente. Un problema laboral, una discusión de pareja, amigos, familiares. Lo que sea que te haya estado preocupando últimamente. No es necesario que sea algo muy profundo o traumático.

3) Toma conciencia de cómo se siente eso en tu cuerpo. Cómo empiezas a sentirte mientras visualizas. Con todos los detalles. Si se siente como nerviosismo, como un nudo en el estómago, una punzada en algún lugar del cuerpo, el corazón se acelera, tal vez sientes un ligero dolor de cabeza. Suave, tranquilo, toda la atención está en tu cuerpo ahora. Siente todo eso. No tienes que pensar en nada, sólo sentirlo. Respira tranquilo.

4) Una vez hayas sintonizado con las sensaciones, permítelas. Ten la actitud de “permitir” que se sientan. Simplemente, déjate sentirlas. Deja que salgan, que se manifiesten. No pienses, no controles, sólo siente. Tanto si es algo físico o emocional. Siente. Habitualmente aparecerán y se disolverán a medida que las dejes “entrar”…se irán. Cuanto más las resistas, más persistirán.

5) Percibe esta oportunidad que te estás dando, de sentirte.

Cuando lo sientas, abre los ojos, y sigue con lo que estabas haciendo, pero no te olvides de volver a ti, tantas veces como lo necesites. Esta es una puerta hacia tu libertad.


Fuente: http://www.elblogalternativo.com/

martes, julio 22, 2014

Paz interior




¿Conoces ese espacio infinito entre la mente y el corazón donde existe realmente la quietud? Miles de personas conducen sus vidas de forma autómata desconociendo que existe ese silencio donde todo puede ser creado, donde uno se llena de paz y el aliento divino nos invade. El espacio que hay que recorrer antes de abrir el corazón.

¿Se puede realmente abrir el corazón con ruido mental? Realmente dudo que esto pueda hacerse.

Casi todo lo que ocupa una mente común son juicios, y una mente juiciosa no puede amar. ¿Dónde está el amor cuando la persona sólo está preocupada y juzgando? Ese amor que surge es un aprecio temporal, basado en creencias, en apegos, rápidamente se olvida o se convierte en envidias y rabia.

El amor auténtico perdura. Se siente silencioso y llena de regocijo. No tiene metas, no produce miedo, es alentador y parece que siempre estuvo contigo.
El amor es indiscriminado, el amor se vive igualmente hacia una flor, una piedra, una persona u otra, no diferencia ni es mayor o menor dependiendo del objeto amado. Una vez que sientes el verdadero amor sabes notar la diferencia.

Todo el mundo busca ese amor, todo el mundo se siente merecedor de tenerlo, y lo busca fuera, tal vez en una persona, una pareja, un amigo, amiga, un maestro… sienten que algo fuera despertará la capacidad de amar, pero el amor crece en el interior de cada uno. Y es el mismo amor que aparecerá resurgido fuera, es el amor del interior de cada uno. Sólo depende de la capacidad de entrar en ese espacio donde habita el silencio, que uno puede sentirlo más o menos.

A veces se siente silencio y podemos acariciar el amor, acariciamos la superficie del corazón, a veces se siente poco silencio pero ha sido suficiente para que una gran energía amorosa nos invada y nos aliente la vida. Un segundo de silencio y todo el Universo nos invade con una fuerte energía de luz divina.

Pero es necesario, aunque sólo sea unos instantes, entrar en quietud.

Y que complicada en la vida es la quietud. El ruido, el estrés, la angustia, la rabia, el dolor, la pena, el miedo, ¿dónde hay tiempo para sentir paz? ¿Dónde está esa paz interior que nos conducirá a sentir el amor? Podemos alejarnos de la vida cotidiana, irnos miles de kilómetros fuera, realizar cien retiros espirituales, pero luego regresamos con la familia, con el trabajo, la tensión, el estrés, y todo regresa, todo ese ruido regresa, como el rugido de un gran dragón que amenaza seguir a nuestro lado. Un bullicio mental incontrolable.

Y pasan los días y de pronto nos escuchamos pensar algo, decir algo, hacer algo, y ¿somos nosotros? Nos preguntamos. ¿Acaso yo soy capaz de hacer algo así, de pensar algo así? ¿Qué me ha ocurrido? ¿Qué me está ocurriendo para que mi vida dirija mis pensamientos, mis emociones, y yo no pueda controlarlo? ¿Dónde, en qué punto cada uno de nosotros en nuestra vida perdemos el control de nuestra mente y no podemos acceder a ese espacio de quietud? Y todo el trabajo de meditación, qué rápido parece que se pierde.

Pensamos que puede ser un problema de disciplina, de no trabajar a diario en la meditación, en la relajación, de no respirar, pensamos que las demás personas que logran esa paz mental no viven vidas tan complicadas como la nuestra, ni tan estresantes. Pero la vida es ruidosa para todos los que afrontan una rutina, todos los que deciden crecer junto con otras personas, los que trabajamos, los que nos mantenemos cerca de la familia. El rugido del dragón sigue detrás nuestro, protegiendo su mente, nuestra mente, controlando cada instante que nos despistamos.

Muchas veces el ruido mental no nos pertenece, pero nosotros pertenecemos a ese ruido siempre que le escuchamos y le entregamos toda nuestra energía.

¿Y cuál es el secreto para dejar de vivir en ruido mental? La vida sigue siendo ruidosa, estresante, en muchos momentos dolorosa, en otros emocionante, ¿qué podemos hacer para estar en guardia y controlar la mente, entrar en silencio y poder así abrir nuestro corazón para sentir alegría infinita, ganas de vivir, amor cada instante de nuestra vida.

Voy a contar dos secretos.

Dejar el control

El primero simplemente es dejar el control.

Si ocurre algo mal, si nos vemos actuando de una forma errónea, equivocada, si vemos a alguien hacer algo que nos disgusta, si vemos que la vida no sigue el camino que deseamos, dejar el control. Pensar en la impermanencia.

Es posible que la vida no avance siempre como queremos, pero ¿cuánta energía ponemos en las decepciones? Si esa energía la usásemos para avanzar la vida cambiaría completamente, tendríamos alegría, fuerza. Sin embargo las decepciones se llevan la mayor parte de nuestra atención.

Obsérvate al cabo del día, a cuántas cosas prestas atención que hayan salido mal, cuántas cosas positivas dices a otras personas, cuando hablas de otras personas, hacia dónde diriges la atención.

Muchos piensan: yo no hablo mal de otros, yo no busco los problemas. Si es así, compruébalo un día. Activa el observador y comprueba que eso es así.

La disciplina más dura es dejar de juzgar. Primero dejar de juzgar la realidad, luego otras personas, luego las situaciones, luego a nosotros mismos. Una vez hecho ésto es fácil avanzar a partir de aquí a admirar, a apreciar, a esa persona que te moleste, que no te gusta, comenzarás a admirarla y dejarás de hablar mal de ella. Admiramos aquello que es fácil de admirar, envidiamos y juzgamos todo lo que nos reta. Aquello que es un gran reto para nuestra vida, es fácil juzgarlo y atacarlo, sin embargo es aquello que hay que sanar y mejorar.

Piensa dónde surge la rabia, el enojo, surge cuando no logramos lo que queremos, cuando las cosas no son como queremos. Esta rabia crea la tristeza, la depresión, la angustia, el miedo, etc.

La rabia es natural, el enfado es algo natural, no lo bloquees cuando lo tengas, tan sólo obsérvalo y no permitas que ese enfado te dirija, dirígelo tú, dirige esa energía de una forma positiva y poco a poco transmútala en fuerza, voluntad, coraje y lealtad.

Las personas construimos la vida alrededor de nuestras ilusiones, ilusiones que según avanzamos se van deteriorando hasta derrumbarse, así fracasamos. No fracasamos porque no valgamos, sino porque perseguíamos sueños basados en ilusiones. Siempre podemos lograr aquello que nos planteemos, aquello que anhelemos puede estar al alcance de nuestra mano, los sueños son la fuerza que nos puede impulsar a crecer y a descubrir la realidad, pero los sueños son el puente, el impulso para elevarnos, no el fin último. Cuando el sueño es todo lo que perseguimos, entonces se convierte en una ilusión vacía, no hay objetivos reales, no hay verdadera fuerza, un día esas ilusiones parecerá que nos alimenta, al día siguiente nos quitarán toda nuestra energía.

Poner nuestra energía en ilusiones es como entregar toda nuestra fuerza, nuestra mente, nuestras emociones a un gran dragón rojo y negro. Al dragón no le importa si hemos logrado lo que queremos, sólo le importa comer. Él nos prometerá más y más ilusiones si logra su objetivo.

Las personas deambulan por las calles con pensamientos vacíos, y allí donde ponen su mente ponen su energía, pierden así instantes llenos de luz buscando ilusiones en vez de buscando realidades, alimentando al vacío.

Dar tanta importancia a las ilusiones y a los fracasos es una señal de ruido mental. Si somos objetivos la mayoría de nuestros problemas no son más que una falta de aceptación. En cuanto partamos de la aceptación, de la realidad, entonces sí podemos cambiar nuestra vida, escalón por escalón podemos ir ascendiendo por un sendero de luz.

Pedimos que cosas que tenemos cambien, por qué, porque no las hemos aceptado. Pedimos que cosas que ahora no hay aparezcan, por qué, porque no hemos aceptado que ahora no están. Una vez que aceptamos y amamos el momento presente, entonces una energía inmensa aparece y nos llena, ya no pretendemos aquello de lo que carecemos o creemos que no necesitamos para crecer, pretendemos aquello que en el Universo nos corresponde.

El primer secreto, soltar el apego, soltar el control de la vida. Reírnos de nosotros mismos y avanzar sin tanta preocupación. La preocupación es aferrarnos a nuestro apego, no es amor, y hay que tener mucho cuidado con esa creencia, la preocupación surge del juicio, del apego, del miedo a que el mundo no es tan correcto como nosotros lo hemos imaginado. ¿Por qué nos preocupamos por otras personas? Porque creemos saber mejor que los demás, mejor incluso que Dios lo que otros necesitan para vivir. Pensamos que si la vida de otros estuviese en nuestras manos, todos serían felices. La preocupación es como el rabo del dragón rodeándonos el cuello.

Este es el primer secreto para entrar en calma, dejar el control, dejar la preocupación, permitir que la vida sea tal cual es, con el potencial que ahora tiene, con la fuerza que ahora tiene, amarla y vivirla tal y como es.

Auto-observación

El segundo secreto es disciplina, pero una disciplina constante: autoobservación. De nada sirve la meditación, el trabajo físico, los ejercicios o desafíos que tengamos durante el día si no hay un seguimiento a través de la autoobservación. Lo más valioso que alguien puede enseñarnos es a aprender a vernos a nosotros mismos. Autoobservarnos es vernos a través de nuestros pensamientos, palabras y actos, pero también vernos a través de aquellos que nos rodean.

Es muy fácil creernos mejores porque hayamos hecho algo bien al cabo del día, pero todo lo que se eleva fácilmente se derrumba. Hoy puede parecer que la vida es perfecta, que hemos recuperado la autoestima, que hay alegría y felicidad en cada momento, y al instante perder toda esa serenidad, rápidamente.

Las leyendas de dragones cuentan que los verdaderos dragones se hacen amigos nuestros, se quedan a nuestras espaldas cuidando que nadie nos ataque, o eso es lo que ellos nos dicen, y así, cuando estemos con la energía más completa, con todo el potencial, se zampan toda esa energía de un solo bocado. No sabemos cómo ocurrió, y mientras se relame el dragón dice que no debemos preocuparnos, así nos cuidará mejor la próxima vez.

En un instante todo nuestro equilibrio se pierde, toda nuestra energía se va, toda la alegría se convierte en un estado de gran tristeza. Cuando más alta sea la calma que hayamos sentido, más rápido podemos caer y a estados más bajos. ¿Por qué ocurre esto? Y lo más importante ¿Cómo evitarlo?

Los dragones, o aquello que queramos dibujar que acaba con los estados de conciencia altos, actúa ya sea que estemos sintiendo amor, alegría, claridad, conciencia… pero no puede actuar cuando sentimos paz mental. Cuando hay silencio nuestra energía se mantiene intacta.

Nada puede perturbar una mente en paz, nada puede atacar un corazón protegido por una mente limpia, pura, inocente.

Una persona que ha trabajado el silencio y la quietud mental, fácilmente se reequilibra después de una crisis. Una persona que no guarda dudas, igual que un niño, después de desahogarse en una pataleta, vuelve a ilusionarse y reírse por lo primero que se presente y le llame la atención. No hay dolor, no hay pena, aquello ya pasó.

Creado el silencio es como barrer a fondo una habitación, no quedan residuos de dolor, ni angustia, ni pena. Y alguien nos recuerda aquello que ocurrió y no podemos hacer otra cosa más que reír. Fuimos nosotros, claro que sí, así somos en desequilibrio, y es también bello observar que caminamos buscando el centro. No nos impresiona lo que hayamos podido hacer mal, no nos aturde, nos ayuda a sentirnos completos.

Sólo son dos ingredientes en esta receta de obtener paz mental: dejar el control y autoobservación. De nada sirve concentrarnos perfectamente unos segundos si mañana todo eso se perderá. De nada nos sirve lograr el control en un área de nuestra vida si toda la energía se pierde en ilusiones basadas en irrealidades. La autoconsicencia que despertará esta disciplina nos permitirá vernos tal y como somos, ver la situación real de la que partimos, observar los pasos correctos que hemos dar y avanzar a través de la vida sin detenernos en detalles ni entretenimientos vagos o ajenos.

Pero ¿cómo logramos reestructurarnos cuando no tengamos ilusión, cuando ya ha desaparecido nuestra energía y sin fuerzas, perdidos, sintamos que ya no hay más manera de avanzar? Fácil.

Algunas veces recuerdo a mi guía cuando me angustiaba por alguna cosa, recuerdo su mirada amorosa y después de escucharme rechistar durante un buen rato, decirme con cariño: ¿sólo por ésto tanto escándalo? ¿de verdad es tan importante?

Cuando no veamos la manera de continuar podemos reírnos de nosotros mismos. Seguro que no fue para tanto lo que inició todo, es momento de salir dejando de dar fuerza a lo que tan importante parece, y reírnos de la tontería que sea. Ser amorosos y tiernos con ese niño cabezón que no obtuvo lo que quiso. Y no darle tanta importancia al drama.

La vida es un teatro, e interpretamos nuestro papel como si fuésemos los únicos capaces de hacerlo, ponemos en él tanta emoción y energía que muchas veces olvidamos que es tan solo un personaje, un papel más. La vida no es más que eso, un sueño, un teatro. Poner tanta fuerza en las amarguras es entrar más y más en el juega del drama en vez de tratar de dirigir la vida por primera vez.

Cuando todo salga mal, respira, cálmate, olvida lo que la mente diga. Calma las emociones, el cuerpo. Si hay angustia, respira intentando que el aire de los pulmones llegue a todo el cuerpo, a todos los órganos. Siente la respiración, los latidos. Si hay miedo, si hay pánico, deja de dar tanta fuerza a esa emoción y respira. Si hay pánico por el dolor de otra persona, con más motivo, no debe de dolernos en nuestro cuerpo el sufrimiento ajeno, no debería angustiarnos tanto, si es así, no podremos ayudar adecuadamente.

Dejar el control, respirar. Soltar.

¿Dónde nació tanta energía negativa dentro de uno? Da lo mismo, ahora es momento de dejarla. ¿Dónde nació el rencor? Da igual. Ahí estaba y hay que sacarlo.

Tal vez pienses que no hay ira dentro de ti, y cuando comienzas a trabajar en el crecimiento interior descubres que había mucha rabia acumulada, guardada para ser descubierta cuando menos lo esperabas, tal vez sientas que no hay problemas de autoestima, y de pronto surgen, cuando el equilibrio de tu cuerpo o de tu salud o tu posición social o tu relación se pierde.

Vivimos en ilusiones y cuando estas se deshacen entonces vemos la realidad tal y como es, y en esos momentos respira. Siempre existió ese problema, pero no eras capaz de verlo.

Da lo mismo por qué tenemos lo que tenemos, en este momento sólo es importante sacarlo.

Y entonces das un paso adelante. Una vez que has respirado para centrarte, para olvidarte de todo y centrarte en quien tú eres, observa la realidad que te rodea y sobre lo que ves y sientes construye una nueva realidad.

Imagina que alguien a tu lado te está mirando mal, te grita o está llorando, imagina tu vida descontrolada, en esos momentos, después de desbloquear tu implicación en la escena que vivas soltando el control, respirando, entonces observa, y quédate en silencio observando y encajando piezas.

Deja de pensar: esa persona grita porque ocurrió esto y lo otro y lo otro, o llora porque piensa que yo hice…

La realidad es otra muy diferente. Estás en tal lugar, llevas tal ropa puesta, hace sol o nublado, hay éstas u otras personas, una de ellas parece que grita hacia ti, aunque puede ser hacia alguien que esté contigo, o puede ser que alguien te pregunte algo que piensa que tu sabes mejor que nadie es indiferente lo que te haya llevado a donde estés, es importante la situación tal cuál es. Acéptala y obsérvala. Pon tu foco en aprender de esa situación, en vivirla y no juzgarla.

Ahora, en este momento incluso puedes hacerlo. Puedes anotar aquello que hay en tu vida: tengo tal trabajo, gano tanto dinero, gasto tanto, estoy con tal persona, existen tales problemas… sé realista, básate en lo que ahora hay, con control de ti mismo, con la mente limpia, clara, y desde allí, construye hacia donde quieres dirigirte, basándote en lo que ahora hay. No critiques lo que ahora hay, sólo obsérvalo.

Cuando catalogamos cada instante, estamos alejándonos de la realidad, nos convertimos en observadores juiciosos, nuestra mente emborronará la escena y no nos permitirá amarla tal y como es. Cuando no hay juicio, cuando únicamente hay observación, entonces podemos abrir los ojos y amar cada instante de la realidad, somos libres de la mente, somos libres de cualquier barrera.

La paz interior es ese espacio que nos permitirá tener equilibrio en el día a día. Hay que trabajarla, hay que serenar la mente, abrir el corazón y arriesgarse a dejar de tener el control, alejarse de las ilusiones que alimentan a dragones y comenzar a alimentar sueños reales que nos permitan crecer.

Piensa un instante ¿cuántos de los sueños que realmente tienes enriquecerían a otras personas, las liberarían de la pobreza o las ayudarían a sanarse? Sin embargo ¿cuántos de tus sueños te harían a ti rico? Dedica tu energía a algo valioso, que alimente tu alma, que alimente tu corazón. Un sueño que sólo te alimenta a ti, no es un sueño del alma, obviamente es un sueño del ego.

Siente por un momento, que ocurriría si un día, un solo día, permitieses que Dios te amase, que el sol te entregase su energía, permitieses que el cielo te tocara, permitieses a las plantas, a las personas, a la vida regalarte su mirada. Te permitieses recibir amor. Siente por un momento cuánto tienes agarrado en tus manos, en tu mente, que no te permite soltar el control y permitir que la vida te ame. Sólo un instante cada día, mira al cielo, y piensa, no hay alguien ahí ningún ser en especial observándote y amándote, sino que todo el cielo te observa y te siente, igual que tú lo observas, lo admiras y lo amas. Y ese instante, ese momento es silencio, es esencia, es amor.

La vida te transforma mágicamente cuando permites soltar el control y vivir el instante, la energía consciente se mantiene a través de la observación personal.

Fuente> http://mensajesespirituales.net/

sábado, julio 19, 2014

Cada pensamiento cambia tu biocampo electromagnético



Mi célula más vieja tiene cinco años y mi alma es eterna. Soy de Barcelona. Soy ingeniera industrial y doctora en Biomedicina por la UB. Estoy casada y tengo dos gemelos, Rubén y Matías (2). ¿Política? ¡Bien común! ¿Creencias? Si no ves a Dios en todo. . . , no lo ves en nada

‘Lo que tu luz dice’

Las investigaciones de Konstantín Korotkov, doctor en Física y catedrático de la Universidad de San Petersburgo, confirman el biocampo, objeto psicofísico visible con imagen electrofotónica. Eso hace cada día la doctora Ana María Oliva, que ha llegado ahí tras una vida de búsqueda y experimentación, como explica en Lo que tu luz dice (Sirio), libro a la vez divulgativo e inspirador sobre esta frontera de la ciencia, que le ha enseñado a autorregularse modulando pensamientos y actitudes. Y la más saludable consiste en saber que estás aquí para algo…, y que es bueno. Oliva habla de esto el viernes 27 en el Festival Jiwapop de Música y Consciencia (Jiwapop.com).


¿Soy luz?
Materia implica energía, mesurable: frecuencias de onda, invisibles unas, visible otras… ¡Luz!
Pues no me la veo.
Su intensidad es baja…, pero podríamos verla si nos entrenásemos.

¿El aura?
Un campo bioelectromagnético. Lo generan los intercambios eléctricos de nuestros átomos y células. Desprendemos biofotones.

¿Está viendo mis biofotones?
No a simple vista, no me he entrenado. Pero podemos verlos mediante este dispositivo.

¿A ver?
Coloque un dedo aquí. Ahora otro. Otro. Ya están los diez, bien. Mire la pantalla, ¿ve?
Una corona luminosa en cada yema.
¿Ve los rayos, unos más largos, otros tan cortos, algunos agujeros…? Indican la energía de sus órganos internos en sus funciones.

¿Todo mi organismo en mis dedos?
Como el universo, eres hologramático: cada parte contiene la información del todo.
¿Y qué hace ahora?
La información arroja el estado de tu biocampo corporal, plasmada en esta fotografía, esta imagen electrofotónica.
¿Mi aura…? ¿Y qué ve en ella?
Vigila tu páncreas, tiroides, colon y aparato urogenital. Y veo triste tu corazón.
Vaya… ¿Es un método diagnóstico?
En Rusia está legalmente aceptado, aquí es sólo una técnica de evaluación del estado energético del organismo.
¿Qué cosas ha electrofotografiado?
Cuando un espermatozoide fecunda un óvulo, hay un estallido de luz. Cuando una bacteria muere, un relampagueo. Una señal violeta antecede a toda mitosis celular…
¿Y en el cuerpo?
Hay más desprendimiento biofotónico en enfermedades: el organismo está intentando corregir algo. He hecho experimentos sobre estas variaciones biofotónicas…
¿Por ejemplo?
Si tu móvil recibe llamada, la señal interfiere en tu aura, la merma. Si te cuentan algo agradable, se compensa.
¿En serio?
Sorprendente: si empuñas un vaso con licor, tu aura se resiente. Si lo bebes, más aún.
¿Antes de beber… hay ya un efecto?
Sí. El campo energético del licor altera tu biocampo. Y si alguien te llama “imbécil”, altera también tu bioelectromagnetismo.

¿Lo ha observado?
Medido y fotografiado, ¡incluso si es un insulto sin intención de dañar!

¿Tanto poder tienen las palabras?
Yo antes era muy bruta: por inseguridad, me protegía con un lenguaje duro. Un día, parodiando y burlándome de los que hablan suave, empecé a decir “dime, amor”, “hola, cariño”, “bonita, cielo”… ¡Y… cambié!
¿Cómo cambió?
¡Se dulcificó mi carácter! Ahora llamo a todo el mundo “corazón”… ¡y me hago bien!
Y al otro también.
Si estás junto a una persona serena y armónica, ¡te sientes mejor! Lo habrá notado…

Lo noto ahora.
Escuchar una canción, ver un color, presenciar un telediario, lo que comes…, todo modifica tu biocampo. Y lo que piensas.
¿Ah, sí?
Lo que piensas influye en tu biología. Por eso es importante guiar tus pensamientos. Tu sistema de creencias te construye.
Un ejemplo.
“¡Mira lo que me ha hecho mi novia!”, se me lamentó un joven alumno. Me hinchó la cabeza tanto que medí su biocampo y se lo enseñé: muy alterado y dañado. Entendió: estaba dañándose con sus pensamientos.

¿Qué le había hecho su novia?
Colgar una fotografía sexy en internet.

Bah.
Es muy saludable relativizar tu sistema de creencias, distanciarte y parar de sufrir.
Ojalá fuese tan fácil.
Tras todo sufrimiento hay una creencia equivocada. Nos han enseñado que si alguien sufre…, sufras con él. ¡No! Así sólo duplicas el sufrimiento del mundo. ¡Intenta estar tú bien! Y, sereno, centrado, acude junto al que sufre. Eso sí puede ayudarle.
¿Quiérete a ti mismo, primer mandamiento del bienestar?
Sí. Ámate. Si amas, todo estará bien para todos. Si te gustas mucho haciendo algo, ¡ve por ahí, alimenta eso! Sé fiel a tu corazón. Eres único. Enamórate de ti. Brillarás. Y eso bendecirá a la gente de tu entorno.
¿Una sonrisa cura?
Si sonríes, todo te sonreirá. Cuando más te cueste, ¡sonríe!

¿Cómo es el aura de una persona saludable?
Armónico, homogéneo, sin grandes congestiones, fugas ni agujeros. Lo biográfico deviene biológico.
Pero si te sucede una desgracia…
Pues piensa que todo, aunque parezca malo, ¡es para que aprendas algo! Piensa que todo es para bien. Y lo será. Confía en la vida, y lo tendrás todo.
Bello consejo. Despídame con algún otro.
¡Haz lo que te haga feliz! Y entonces tu luz será muy bonita.

LA FELICIDAD DEL PERSONAJE Y LA FELICIDAD VERDADERA


“¿Cómo estás?“ “Muy bien, no podría estar mejor”. ¿Falso o verdadero?
En muchos casos, la felicidad es un papel que representamos mientras que detrás de la fachada feliz hay una gran cantidad de sufrimiento. La depresión, las crisis y las reacciones exageradas son comunes cuando la infelicidad se oculta detrás de un rostro sonriente y unos dientes blancos, cuando nos obstinamos en no reconocer esa enorme infelicidad.

“Estoy bien“ es un papel que el ego suele representar más en los Estados Unidos que en otros países en donde ser y parecer desgraciado es casi la norma y, por consiguiente, más aceptable socialmente. Quizás exagere, pero me dicen que en la capital de uno de los países nórdicos puede uno correr el riesgo de ir a la cárcel acusado de ebriedad por el simple hecho de sonreírles a los desconocidos en la calle.

Si nos sentimos infelices, lo primero que debemos reconocer es esa infelicidad que llevamos dentro. Pero no es cuestión de decir, “Soy infeliz”, porque la infelicidad no tiene nada que ver con nuestra esencia. Debemos decir, “Hay infelicidad en mi”, y luego proceder a investigarla. Es probable que una situación determinada que estemos viviendo tenga relación con la infelicidad. Quizás sea necesario tomar medidas para modificar la situación o apartarse de ella. Si no hay nada qué hacer, es preciso enfrentar la situación y decir, “Bueno, así son las cosas en este momento. Puedo aceptarlas o sentirme desgraciado”. Nunca es la situación la causa principal de la infelicidad, sino lo que pensamos de ella. Debemos tomar conciencia de nuestros pensamientos y separarlos de la situación, la cual siempre es normal y siempre es como es. 

Por un lado está la situación o el hecho, y por el otro está lo que pensamos sobre ellos. En lugar de inventar historias, debemos atenernos a los hechos. Un ejemplo de una historia es “Estoy arruinado”, la cual limita y nos impide tomar medidas eficaces. “Me quedan cincuenta centavos en mi cuenta del banco” es un hecho. Adquirimos poder cuando enfrentamos los hechos. Debemos reconocer que las emociones que sentimos se derivan en gran medida de las cosas que pensamos. Debemos ver la conexión entre los pensamientos y las emociones. En lugar de ser pensamiento y emoción, debemos ser la conciencia que los observa.

No debemos buscar la felicidad puesto que no la encontraremos. La búsqueda es la antítesis de la felicidad. La felicidad es evasiva, mientras que podemos liberarnos ya mismo de nuestra infelicidad enfrentándola como es, en lugar de inventar historias sobre ella. La infelicidad opaca nuestro estado natural de bienestar y paz interior, fuentes reales de la verdadera felicidad.

viernes, julio 18, 2014

La fase premenstrual; intuición y sensibilidad




"Las mujeres se quejan del síndrome premenstrual, pero creo que es  el único momento del mes en el que puedo ser yo misma"



La fase premenstrual nos aporta a las mujeres una gran sensibilidad y acceso a nuestra intuición y mundo inconsciente. Durante esta fase, somos capaces de ver, oler, soñar y sentir cosas que nos ‘vemos’ el resto del mes…. Nos permite percibir desequilibrios en nuestra vida, en nuestras relaciones, en el trabajo, en el dar y el recibir… y nos lleva a una pregunta esencial: “¿Qué necesito ahora?”

Una cosa que me ha ayudado muchísimo es apuntar en una libreta especial todas las cosas que me molestan en esta fase, externas e internas, desde un lugar muy amoroso hacia mí (a veces me sorprendo a mi misma lo dura que soy en esta semana…). Dentro de ellas, dentro de mis sombras, hay muchos tesoros que me ayudan a responder a esta pregunta.

También me va muy bien volver a leer esta lista en otra fase de mi ciclo porque a veces se me mezcla esta sensibilidad con mis propias inseguridades o proyecciones y hago unas presuposiciones que luego veo que no son. (Recomiendo mucho el libro “Los Cuatro Acuerdos” de Don Miquel Ruiz para navegar la fase premenstrual!). La tarea de separar el grano del trigo puede ser maravilloso hacer durante la menstruación, para soltar la cascara vieja con el fluir de nuestra sangre.

Texto: Sophia Style