sábado, febrero 06, 2016

No nacemos de nuevo cuando nos enamoramos


Paula Serrano 

"En el flechazo inicial lo que más importa es la historia previa y la cultura a la que pertenecemos. Pero no lo sabemos. Solo sabemos lo que sentimos. Luego, cuando esta pareja se consolida, y con mayor razón si tienen hijos y conforman una familia, aparecen los fantasmas..."

Curioso que sea tan frecuente que las razones por las cuales nos enamoramos sean las mismas que luego resentimos y se transforman en conflictos. Porque elegimos pareja o nos enamoramos no por las palabras y los acuerdos. Más bien por las emociones que reviven las formas de amar, las anteriores, las de los vínculos armados en nuestra familia de origen. Las palabras producen encuentros solo por la emoción que despiertan. Lo que decimos esta comunicado por nuestro cuerpo, sin que nos demos cuenta. Y no nos olvidemos que las palabras solo representan el 35% del mensaje.

Entonces, el señor que viene de una familia de vínculos seguros pero rígidos, puede caer en trance con la señorita que es puro encanto y desorden, con vínculos más bien inestables. En el flechazo inicial lo que más importa es la historia previa y la cultura a la que pertenecemos. Pero no lo sabemos. Solo sabemos lo que sentimos. Luego, cuando esta pareja se consolida, y con mayor razón si luego tienen hijos y conforman una verdadera familia, aparecen los fantasmas. No son conscientes, no es que uno se siente en su cama a reflexionar sobre su crianza y cómo su pareja está vulnerando necesidades básicas, abriendo heridas sin quererlo.

No, lo que enfrentamos es el conflicto. O lo provocamos. Entonces, nuestra señorita se agota con el hombre híper estructurado que se queda en las formas y no va al fondo, que hace las cosas y exige que se realicen de inmediato, que quiere una vida social escasa y mucho silencio y lectura. Y nuestro señor seguro y rígido se enerva con la joven encantadora que prefiere conversar que hacer aseo.

Lo que fue atractivo se hace insoportable.

Y las parejas se olvidan que se eligieron por buenas razones, por complementariedad de necesidades, por historias que, como todas las historias, están llenas de carencias. Claro, al señor lo quisieron por bien portado, a ella por encantadora. Y cada uno reproduce sus hábitos de querer y ser querido, sin ninguna conciencia de que si lo que los enerva cambiara, la razón de fondo del amor y el compromiso quedaría sin cumplirse.

Solo quiero insistir en que no tratemos de cambiar a los otros. Si los queremos es porque los elegimos. Y vale la pena recordar que NO los elegimos solo por razones banales. No, los elegimos porque nos completaba algún rincón, y ¿ahora queremos que sea distinto/a?

El inconsciente y la historia de cada uno existen. Mirémoslos.



Mantra de paz
Que el bienestar, paz tranquilidad, felicidad, 
prosperidad sean alanzados por todos,

Entra en armonía con esta vibración
Om Om Om
Sarvesham Svastir Bhavatu
Sarvesham Shantir Bhavatu
Sarvesham Poornam Bhavatu
Sarvesham Mangalam Bhavatu
Om, Shanti, Shanti, Shanti

A solas con tus pensamientos




No pienses en nada, deja la mente en blanco. Se dice pronto, pero no resulta nada fácil. En cuanto se pone uno a la tarea, resulta que nada empieza a ser algo. Peor aún, algo inaprensible y efímero como un espectro, un itinerario absurdo sin memoria del origen ni aspiración a un destino, una patera a la deriva sin la menor esperanza, una pesadilla de oscuridad y vacío. ¿Te ha pasado alguna vez? A los voluntarios del experimento de Timothy Wilson, un psicólogo audaz de la Universidad de Virginia, sí les ha pasado, y no una vez sino 11: durante los 11 interminables experimentos a los que han sido sometidos, y que seguramente no olvidarán en lo que les quede de vida.

El concienzudo estudio de Virginia muestra por encima de toda duda razonable que los humanos odiamos quedarnos solos con nuestros pensamientos, aunque solo sea 10 minutos. Si te dejan solo sin el móvil ni la tableta, sin el libro ni la música, tu pensamiento no logra concentrarse en nada y se limita a vagar de una cosa a otra de la forma más torpe e inútil. La experiencia es tan desagradable que el 67% de los hombres y el 25% de las mujeres prefieren recibir una descarga eléctrica antes de acabar esa experiencia pavorosa, esos 10 minutos de eternidad.

Pocos artículos técnicos vienen encabezados por una cita poética, pero en este caso Wilson, de manera comprensible, no ha tenido más remedio que recurrir al Paraíso perdido de Milton: “La mente es su propia morada, y en sí misma puede hacer un cielo del infierno, un infierno del cielo”. Y sobre todo lo segundo, cabría añadir tras este trabajo.

“Nuestra investigación”, dicen Wilson y sus colegas de Virginia yHarvard, “muestra que la mayor parte de la gente prefiere estar haciendo algo –incluso dañarse a sí mismos— que no hacer nada o sentarse en soledad con sus pensamientos”. Los 11 experimentos muestran de distintas formas que los participantes, antes de quedarse solos consigo mismos, prefieren escuchar música, navegar por la red o mandar mensajes con su smartphone. Incluso recibir una desagradable descarga eléctrica y largarse a su casa antes de que pasen los 10 minutos. Cabe preguntarse qué ha sido de la proverbial gandulería que se le supone a la especie humana.

Los 10 minutos son solo un promedio: los experimentos oscilaron de 6 a 15 minutos –esto último ya una tortura—, e incluyen a gente de los 18 a los 77 años de todo tipo de extracción social y nivel académico y cultural. “Aquellos de nosotros que anhelamos tener un poco de tiempo para no hacer nada más que pensar”, dice Wilson, “seguramente encontramos estos resultados sorprendentes; para mí desde luego lo son; ni siquiera la gente mayor mostró la menor debilidad por quedarse sola pensando”.

El primer autor del estudio no cree que ese horror al vacío sea una consecuencia del ritmo frenético de la sociedad actual o la seducción incesante de las novedades tecnológicas. Más bien piensa que esa interminable sucesión de innovaciones técnicas es una consecuencia de nuestra sed natural de actividad. Primero fue el horror al vacío, y después vino Whatsapp a paliarlo. Antes había libros y punto de cruz para la misma función.

Wilson y sus colegas intentan averiguar ahora a qué se debe esa pasión de la gente por hacer cualquier cosa en lugar de no hacer nada. “Todo el mundo disfruta de vez en cuando soñando despierto”, dice el psicólogo, “o fantaseando sobre cualquier cosa, pero este tipo de pensamiento parece ser placentero solo cuando ocurre espontáneamente, no cuando se le pide explícitamente a la gente que lo haga”. Pedir a alguien que deje la mente en blanco no parece ser una gran ayuda.

La mente es en verdad su propia morada, dijo Milton. Pero, como señaló otro poeta, en ninguna parte se está como fuera de casa.

EL PAIS

JAVIER SAMPEDRO


jueves, febrero 04, 2016

Las 25 frases mas inspiradoras de Wayne Dyer



Amo a wayne Dyer es un autor y conferencista que me ha inspirado profundamente, además de sabio es divertido. Aqui una selección de unas de sus frases más inspiradoras:

1. Si cambias la forma en que miras las cosas, las cosas que miras cambian.

2. Cuando juzgas a otros, no los defines, te defines a ti mismo.

3. Nuestras vidas son una suma total de las opciones que hemos tomado.

4. Practica ser el tipo de persona que te gustaría atraer.

5. Nuestra intención crea nuestra realidad.

6. No puedes controlar siempre lo que ocurre en el exterior, pero siempre puedes controlar lo que ocurre en el interior.

7. Soy realista, espero milagros.

8. Puedes conseguir cualquier cosa que realmente quieras, si realmente la persigues.

9. Lo verás cuando lo creas.

10. No hay escasez de oportunidades para ganarte la vida de lo que amas; solo hay escasez de voluntad.

11. La gente exitosa gana dinero. No es que la gente que gana dinero se vuelve exitosa, sino que la gente exitosa atrae el dinero. Llevan el éxito a lo que hacen.

12. El estado de tu vida no es más que un reflejo del estado de tu mente.

13. No mueras con la música aún en ti.

14. La forma más alta de ignorancia es cuando rechazas algo de lo que no sabes nada.

15. Cómo te trata la gente es su karma; cómo reaccionas es el tuyo.

16. Sólo hay dos emociones básicas: una es el miedo, la otra es el amor.

17. Tus hijos te conocen más por la manera en que vives que por lo que dices.

18. No somos seres humanos en búsqueda de una experiencia espiritual. Somos seres espirituales inmersos en una experiencia humana.

19. Tú eres quien determina lo que vales sin necesidad de dar explicaciones a nadie.

20. Mi meta no es ser mejor que alguien, sino ser mejor de lo que solía ser.

21. Cuando estás inspirado, nunca te preguntas acerca de tu propósito. Lo estás viviendo.

22. Cuando perseguía el dinero, nunca tenía suficiente. Cuando tuve un propósito en la vida y me centraba en dar de mi mismo y de todo lo que llegaba a mi vida, entonces era próspero.

23. La libertad significa que no tienes obstáculos para vivir tu vida como eliges. Cualquier otra cosa es una forma de esclavitud.


24. La abundancia no es algo que adquirimos. Es algo con lo que sintonizamos.

25. Recuerda que no puedes fallar en ser tú mismo.

miércoles, febrero 03, 2016

Emociones que enferman tu estómago: transfórmalas en energía curativa



Si padeces de estómago débil o enfermo, y tienes problemas estomacales como dolores, gastritis, úlceras, intolerancia a alimentos, hernia de hiato, reflujo o hasta cáncer, es momento de empezar una cura profunda a través de la energía que emiten tus emociones.

Muchas personas notan que por más medicinas y remedios que toman, su estómago no acaba de curarse. A veces los síntomas incluso se agudizan o empeoran, o regresan después de un tiempo de que se han ido. En este caso, sin duda debes considerar el aspecto emocional.

El estómago, como todo el cuerpo, es susceptible a ciertas emociones. Debemos considerar que el estómago es el lugar donde se desmenuzan los alimentos después de haber sido masticados, y desmenuzar, en el aspecto emocional, equivale a analizar y aceptar lo que se vive y siente para después podernos nutrir de ello.

El estómago de tu cabeza

Cuando vives una experiencia, podemos decir que una parte de tu cabeza “mastica” lo que has vivido, es decir, tu forma de ver y entender las cosas trata de poner lo que has vivido apto para poder “tragarse o pasarse”. Una vez que has masticado y pasado la experiencia, esta llega al estómago de tu cabeza, que es la parte de tu razón que trata de analizar y aceptar lo que has vivido. Pero, si tu razón o comprensión encuentran demasiado “pesado” el alimento, es decir, la experiencia que has vivido, o si tu comprensión siente que es “un trozo muy grande”, es decir, piensas que es “mucho para ti”, que “no lo puedes tolerar”, o que “en verdad te causa desconcierto, irritación, dolor, incertidumbre o miedo”, lo que has vivido, entonces a tu comprensión le costara desmenuzar la experiencia, y esto afectara tu estómago, pues la mente no reconoce si lo que piensas es verdad o mentira, o si es cierto o no, la mente pasa información de que algo fue “cayó” a tu estómago y este empieza a resentirlo.

Tu piensas que es difícil, complicado y muy doloroso, y esta información pasa a tu estómago. Es como si hubieras comido un pedazo de plástico que tu estómago sin duda resentirá.

Asi que las emociones relacionadas con un estómago débil son:
La intolerancia: “Es demasiado para mí”, “No puede ser”, “No lo tolero o digiero”, “No es correcto, es injusto”.
La irritación: “Me enfurece, me quema”, “¿Cómo pudo hacerme eso?” “He sido engañado”, “Me siento bruscamente invadida y dañada”, “Es un imbécil, lo odio.”
La incertidumbre: “¿Qué pasara ahora?”, “¿Qué voy a hacer sin …?”, “¿Y si no se soluciona?” “¿Y si me peleo nuevamente?”, ¿Y si no resulta?“
El miedo: “Temo no poder controlarlo”, “No voy a poder con esto, me aterra”, “Todo esto es demasiado nuevo para mí”.
Insuficiencia: “No tengo amor, admiración o aceptación suficiente de quien amo, no recibo el alimento afectivo que necesito”, “Necesito desesperadamente más atención, más amor”.

Enfermedades del estómago y sus emociones relacionadas:

INTOLERANCIA Y ENFADO:

Alergias a los alimentos, enfermedad celiaca, infecciones estomacales, nauseas y vómitos (definitivamente no lo tolero).
Gastritis, reflujo gástrico: me enfurece, me quema, me hiere profundamente.
Acidez estomacal: problemas u conflictos sobre todo con la familia, aquí hay que revisar los conflictos que se han tenido, y estar esperando los que vienen (el caos se puede desatar en cualquier momento).
Infecciones estomacales: no me puedo defender o quitar de esto que tanto me afecta y me hiere. Me siento profundamente invadida y/o sometida.
Pólipos: emociones que se endurecen dentro y que no estoy dispuesto a ver de nuevas formas.
Cáncer y tumores: Cuando la intolerancia o el enfado son fuertes y frecuentes, el cuerpo recibirá la información de que se necesita “más estómago” para desmenuzar la experiencia, y entonces vienen los tumores y el cáncer de estómago, que son un crecimiento falso y desproporcionado. En el cáncer de estómago el cerebro registra “algo muy grande y complejo de digerir”, así que envía la información de generar más ácido estomacal para que esto pueda ser desmenuzado y digerido, y esto provoca demasiado ácido en el estómago o una proliferación de células (cáncer) para que se pueda digerir ese “gran pedazo” que no es posible digerir.

INCERTIDUMBRE E INSUFICIENCIA:

Hernia de hiato: necesito amor y reconocimiento profunda y desesperadamente. Hay que considerar que el amor y el afecto son el alimento espiritual, cuando faltan o están en duda, el hiato, que es la válvula que abre y cierra para dejar pasar el alimento, esta tensa constantemente a recibir ese alimento afectivo.
Gastritis: no se si tendré su amor, y esto me genera mucho estrés.
Dolores estomacales, inapetencia o comer demasiado: no me siento llena ni satisfecha (afectivamente).

MIEDO:

Calambres estomacales, diarrea, nauseas: temo no poder enfrentar esto.
Cáncer: necesito urgentemente digerir esto antes de que suceda algo peor. Sensación de poder morir, o de que algo que nos importa demasiado muera (apego fuertes, amarre).

¿Cómo transformar la energía de estas emociones en energía curativa?

La energía de nuestras emociones refleja la forma en cómo estamos enfrentando algo, como lo vemos y como lo pensamos. Hay que tener en cuenta la forma en cómo aprendimos a ver la vida, lo que nos enseñaron los padres, el entorno y las situaciones que vivimos.

Cuando aprendimos a desconfiar, a juzgar a pensar que los demás nos pueden hacer daño, irritarnos o molestarnos, entonces admitimos este tipo de verdades o información en nuestro cuerpo y vida.

Lo primero: cambia tu forma de ver las cosas

Algunas personas piensan: “Yo soy así” “Nadie me puede cambiar” “Así reacciono yo”. Pero estos pensamientos no ayudan a fluir nuestra energía, sino que la estancan y hacen lenta y, digamos, espesa. Realmente nosotros somos lo que elegimos ser. Aunque hayamos aprendido muchas cosas, llega un momento en la vida en que, por ley de crecimiento y evolución, hay que aprender y trascender aquellas cosas que no nos están ayudando a generar realidades más grandiosas y, sobre todo, salud.

Si padeces de estómago débil o enfermo, es momento de que observes tu forma de pensar y ver las cosas. Observa lo que piensas de ciertas personas que te enfadan, y cuantos juicios hay al respecto. Observa, sobre todo, cuanto esperas de los demás, que sean algo que tu crees, y trata de apuntar o escribir todo esto para que lo tengas más claro. Luego, observa de donde vienen estas creencias. Quizá las personas que te criaron veían la vida así, o tuviste o viste algo que reafirmó estas creencias.

Es muy importante que empieces a ver tu forma de comprender las cosas, y empieces a dejar atrás actitudes que te están enfermando. A veces nos enseñan a tolerar lo que no queremos, a aguantar situaciones que nos hacen infelices, a desconfiar de nuestra propia capacidad creativa. Y esto nos enferma tarde o temprano porque nuestra energía no está fluyendo hacia donde sinceramente queremos. La infelicidad, se puede decir, es la causa más profunda de prácticamente todas las enfermedades.

Cuando somos infelices nos irritamos, estamos soportando y no viviendo, tenemos miedos y falta de confianza en nosotros. Llegamos a odiar, porque necesitamos mucho de los demás.

Por ejemplo:

Roberto padecía fuerte gastritis y reflujo gástrico. Tomaba cuanta medicina le indicaran y no salía del doctor. El no creía que sus pensamientos afectaban su vida, porque era maestro de yoga y practicaba meditación diariamente, dos horas seguidas, haciendo no solo ejercicios sino meditación y respiración profunda. Pero la gastritis aumentaba. Cuando llegó conmigo su gastritis y reflujo eran severos. Me platicó algunas cosas de su vida. Tenía un trabajo donde lo trataban mal y además no le gustaba, se sentía muy poco realizado, a su edad sentía no había logrado “nada”.

Así que durante varios años había salido a trabajar sintiendo intolerancia, insatisfacción. Mucho enojo con su vida. Y en el fondo, había miedo, no se atrevía a cambiar de trabajo por miedo a no encontrar otro mejor, pero sobre todo, a no tener dinero un rato. El estrés subía, y trataba de calmarlo con meditación.

La gastritis avanzaba rápidamente. Al hablar le hice que tomara consciencia de que no importaba cuanto meditara, que la vida era la principal meditación, y si él no cambiaba de vida y de forma de ver las cosas, avanzaría su reflujo y debilidad estomacal. Me hizo ver su fuerte desilusión por no haber podido realizar el sueño de su vida: tener su propio hotel. Lo animé a que buscara su felicidad, y que si el lugar donde estaba no se la daba, entonces él debía buscar el lugar donde sintiera podría crecer, seguir sus sueños. Después de mucho pensarlo y meditarlo, por fin decidió dejar el trabajo que tenia. Tuvo que vencer el miedo al futuro (a no encontrar trabajo y una fuente de ingresos), y su sensación de no poder realizar lo que quería. Pero se animó pensando en que no tenía ya mucho que perder.

Cuando dejó el trabajo, su reflujo era tan severo que optó por la operación, cosa que le causó mucho estrés, el pago de doctores, médicos y demás. Yo lo animaba a que confiara, a que se enfocara en lo que quería atraer, que si quería atraer un trabajo no aceptara el que fuese, sino uno que le gustara. Pasó el momento del “caos”, es decir, del acomodo a lo nuevo. Y después de pocas semanas, llegó una propuesta en su vida: manejar un hotel.

Todo esto, mas una dieta propicia que desde el principio se le indico, ayudaron a que su estómago poco a poco fuese recuperándose.

Así que ya habrás notado como, cuando no estamos contentos con nuestras vidas, podemos caer en sentirnos víctimas de los demás, nos irritamos muy fácil, estamos viviendo en función de muchas creencias que ya no nos hacen crecer. Y esto, sin duda, enferma nuestro estómago y nuestra vida.

Aprende a transformar

Transformar significa “ir más allá de la forma”. Así que ve más allá de la forma en cómo piensas y ves la vida, enfócate en hacer crecer lo que realmente quieres. Puedes ir detectando las cosas que ya no te hacen feliz, aquellas experiencias que te hicieron sentir miedo e irritación: aprende de ellas, aprende a ver las cosas de forma diferente: si te irrita o enfada mucho alguien o algo, tú eres el único que puede cambiar las circunstancias. Pero te tienes que atrever, a entender a los demás, a que tu felicidad es tu responsabilidad, y que los demás hacen lo que pueden con su comprensión.

Confiar en ti y en lo que la vida trae requiere de que empieces sobre todo a formular pensamientos que te hagan sentir con más confianza y ánimo por crear tu vida. Si cada mañana empiezas a enfocarte en tu felicidad y confianza, aparecerán poco a poco las cosas que necesitas, y veras como la enfermedad empieza a irse por donde vino.

http://www.vivirsabiamente.com/

Miedo a la soledad


Temo a la soledad porque he olvidado que estoy en compañía de la persona más importante del universo: Yo mismo.

jueves, enero 28, 2016

El Victimismo, una actitud negativa ante la vida




Hay personas que funcionan en “modo de queja” y viven en un estado de angustia permanente. A todos nos ha pasado alguna vez que nos hemos sentido defraudados, engañados e incluso es posible que utilizados por otros, familias, parejas, amigos, jefes en el trabajo, etc. Sin embargo, las personas de las que hablamos en este artículo sufren de una tendencia permanente de sentirse personalmente afectadas por daño fortuito o por culpa ajena. En muchas ocasiones esta deriva emocional viene acompañada de simulaciones de agresión y o menoscabo de la salud inexistente, así como de una conducta de culpabilización del entorno o de los demás. El victimismo es un verdadero trastorno de la afectividad que cursa con gran angustia, y en el que subyace un gran riesgo de desencadenar un trastorno paranoide de la personalidad. Esta forma de afrontar el mundo conduce a una visión pesimista de la realidad, que produce malestar tanto en la persona afectada como en la que recibe las acusaciones de culpabilidad.

Desde el punto de vista del victimista siempre es el otro el que tiene el problema y él/ella quien sufre las consecuencias.


Un trastorno paranoide por victimismo consiste e la tendencia a culpar a otras personas de los males que uno padece y resguardarse en la compasión ajena.

El victimismo alimenta sentimientos muy negativos como el resentimiento y la ira, intolerancia y desprecio hacia el derecho de los demás. Pero también obtiene grandes beneficios secundarios de la manifestación de dolor e impotencia, principalmente el de eximirse de las responsabilidad de afrontar su propia realidad a través de conseguir que sean otras personas las que resuelvan sus conflictos y tomen decisiones. La víctima generalmente es una persona con una baja autoestima y un sentido crítico interno muy estricto, por eso busca protección.

Radiografía de la conducta victimista

Deforman la realidad
Hallan consuelo en el lamento
Buscan culpables en el entorno o en los demás
Son incapaces de realizar autocrítica sincera.
No asume responsabilidades
Una de las estrategias preferidas de las personas con conductas victimistas es la manipulación emocional. Estas personas suelen tener mucha habilidad reconociendo las emociones que se producen en los demás y no suelen tener dudas ni remordimientos en utilizarlas en su beneficio. Podríamos considerarlas verdaderos expertos en descubrir el punto débil de los que están en su círculo más próximo, para explotar la empatía que éstos pueden sentir.

¿Cómo enfrentar a este tipo de personas?
Conforme a la psicóloga Jennifer Delgado

El primer paso consiste en darse cuenta de que estamos ante una persona que asume el rol de víctima. Luego, se trata de resistir el embate y no dejar que nos enrede en su juego. Lo más sensato es decirle que no tenemos tiempo para escuchar sus lamentaciones, que si quiere ayuda o una solución, con gusto le ayudaremos, pero que no estamos dispuestos a perder tiempo y energía escuchando continuamente sus quejas.
Recuerda que lo más importante es que estas personas no te arruinen el día descargando en ti su dosis de negatividad y, sobre todo, que no te hagan sentir culpable. No olvides que solo te puede herir emocionalmente, aquel al que le des suficiente poder.


blasrblasrodriguezmedicinapsicologica.blogspot.com.eodriguezmedicinapsicologica.blogspot.com.e

lunes, enero 25, 2016

Adiós dolor de cabeza y cansancio



La nariz tiene un lado derecho y un lado izquierdo; usamos ambos para inspirar y espirar, pero casi nunca simultáneamente, sino que se alternan. Ambos son diferentes: el derecho representa al Sol (el calor), y el izquierdo a la Luna (el frío).

Durante un dolor de cabeza, pruebe a cerrar la fosa nasal derecha y utilice sólo la izquierda para respirar: pasados unos cinco minutos, el dolor de cabeza debe desaparecer.

Si se siente cansado, haga lo contrario: cierre la fosa nasal izquierda y respire por la derecha. En breve, su mente se sentirá aliviada.

Preste atención: en el momento de despertar, ¿de qué lado respira mejor, del lado derecho o del lado izquierdo?Si es por la izquierda, se sentirá cansado. Cierre esa fosa nasal y utilice sólo la derecha para respirar: se sentirá energizado rápidamente.

Esta terapia natural, sin medicamentos, sencilla y efectiva, al alcance de todos, puede ayudarnos, tan solo hemos abrir nuestra mente y olvidar prejuicios basados en el miedo a lo desconocido

Que el ego no te defina



No tienes que hacer nada, sólo lo que amas hacer. La acción más efectiva es comprender y no interferir. Es no forzar ni precipitar nada.. y esperar despierto, claro. Tu pequeña dosis de claridad y paciencia lo hará todo por ti. Ni tus errores ni tus aciertos te definen. No son tu. Tu ser está por encima y más allá de lo que hagas o dejes de hacer.

Ese bullicio en tu cabeza


No tienes que hacer nada, sólo lo que amas hacer. La acción más efectiva es comprender y no interferir. Es no forzar ni precipitar nada.. y esperar despierto, claro. Tu pequeña dosis de claridad y paciencia lo hará todo por ti. Ni tus errores ni tus aciertos te definen. No son tu. Tu ser está por encima y más allá de lo que hagas o dejes de hacer.

viernes, enero 22, 2016

Tira tus lentes con este metodo





Cuando no se utiliza algunos de los músculos durante mucho tiempo se sabe que se van a debilitar.

Un ejemplo perfecto es una lesión en la pierna como un hueso roto (peroné) en la cual se supone que debes estar relajado y usar una silla de ruedas por un tiempo con el fin de permitir que sane el hueso.

Mientras tanto los músculos no estarán activos y por lo tanto se vuelven más débiles. Esto es lo mismo con los músculos que rodean los lentes de los ojos.

Sucede cuando se usa lentes como muchos lo hacen y no realizan ejercicios para los ojos, la visión poco a poco se va debilitando. Los músculos de los ojos necesitan ejercitarse como cualquier otro músculo en el cuerpo.

Durante el tiempo que se va re-construyendo la visión se debe tomar algunas pautas:

1. Evitar la presionar duro los ojos y se recomienda cerrar los ojos por varios minutos en cada 2-3 horas.

2. Implementar gimnasia para los ojos, que contienen 16 ejercicios (seguir estas líneas con los ojos (IMAGEN)




3. Tira  tus lentes

4. Implementar masajes todos los días en los puntos específicos: (IMAGEN)
5. Aplicar una ligera presión en el globo ocular con la punta del dedo índice y medio.

6. Presionar el globo ocular ligeramente para que no se sienta ningún dolor. A continuación, presionar estos puntos con el dedo índice dos veces.

7. Es recomendado mirar en la distancia cuando se camina hacia afuera.

8. Consumir jugo de zanahoria con unas gotas de aceite de oliva de forma continua.

9. Lavar los ojos con agua tibia.

10. Evitar la PC o portátil por lo menos 2 horas antes de acostarse.

Mi hijo duerme en mi cama



Cuando Raquel y Sergio llegan a casa agotados, tras una interminable jornada, saben que todavía les queda su segundo “trabajo”: dos mellizos encantadores de 9 años que, tras la cena, los abrazos y los besos, deben irse a la cama… o eso es lo que debería ocurrir. Pero, en realidad, cuando no se trata de uno que se levanta a beber agua, es el otro que va al baño y, si no, son ambos que se levantan para pedir quedarse un ratito viendo la tele…por si les “coge” el sueño. Aunque, debe ser un sueño escurridizo, porque nunca “les coge” y, finalmente, sólo se van a regañadientes a la cama si es en la cama de sus padres, en compañía de estos. Y, es aquí dónde llega la primera pregunta ¿han hecho bien Raquel y Sergio?
¿Qué es el co-sleeping?

Si el niño duerme con alguien del entorno familiar – ya sean padres, hermanos, abuelos, primos o cuidadores– podemos hablar del co-sleeping, nombre dado por los pediatras Ferber y Lozoff quienes llevaron a cabo una investigación en USA, entre 1980-1990, según la cual en el 30% de familias blancas y el 70% de las familias negras, era habitual que los niños durmieran con sus padres.

Otro estudio publicado en Acta Pediátrica en 1982, explicaba que entre el 35-40% de los niños suecos de 2-6 años dormía, de forma habitual, con otros miembros de la familia.

Pero, estas conclusiones no significan, sin embargo, que el co-sleeping sea una práctica recomendable.

A partir de aquí, nos podemos hacer la siguiente pregunta:
¿Cuáles son las causas?

Se encuentran más seguros. Algunos padres empiezan dejando dormir a sus hijos con ellos durante los fines de semana, quizás porque el resto de la semana están muy ocupados, pasan poco tiempo con ellos y es una manera de “recompensarlos”.

Otros padres solo dejarán dormir con ellos a sus hijos si estos están enfermos para que se sientan más cómodos. E, incluso, hay aquel tipo de padre/madre que pacta con su hijo que permanecerá en su cama sólo hasta que se haya casi dormido pero, en realidad, acaba pasando toda la noche.

El hecho más importante es que, en general, se acaba convirtiendo en una costumbre. Obviamente, y aunque el niño se halle en alguna de estas circunstancias, no se le deberá dejar dormir en la cama paterna puesto que lo contrario acaba acarreando consecuencias como veremos a continuación.

Falta de espacio. La literatura médica indica que este problema no ocurre sólo en la población de status socioeconómico bajo y medio sino también en la de status alto.

Miedos a la oscuridad. Es uno de los miedos infantiles más habituales, por los cuales se piden más consultas de psicología infantil. Según una investigación conjunta de la Universidad de Murcia y de la Universidad Miguel Hernández de Elche, aparece a partir de los 18 meses de vida del bebé, aunque es más habitual en el período de 3-4 años hasta 8-9 años.

Según esta investigación, se trata de un miedo evolutivo, es decir, no patológico sino asociado al propio desarrollo del menor y que, adecuadamente tratados, pasan con un cierto tiempo y sin otros problemas asociados.

Sin embargo, si este miedo no es tratado puede convertirse en una fobia, es decir, un miedo irracional a la oscuridad, denominado nictofobia o escotofobia.

Pesadillas y terrores nocturnos. Ocurre en niños entre 3-5 años ya que van descubriendo el mundo a la vez que van madurando emocionalmente. Así, cualquier miedo, ya sea a la oscuridad, a los ruidos, a los fantasmas o al monstruo que aseguran aparece, en cuanto mamá o papá se van de su habitación, origina un sufrimiento al menor que se debe tener en cuenta. Es necesario acompañarle de nuevo a su cama, “registrar” la habitación en búsqueda del monstruo pero, también, escuchar atentamente al niño, empatizar con él, tranquilizarlo y hacer que se sienta comprendido y apoyado.

Acontecimientos vitales que puedan resultar traumático para el menor. Divorcio, separación, peleas, discusiones, agresiones, accidentes, actos de violencia, catástrofesnaturales, pérdida de un ser querido…Producen de forma directa miedo a dormir solos por miedo a la oscuridad, a los monstruos, a los ruidos,…lo cual genera un estado de ansiedad que el menor no logra comprender y, de aquí, sufrimiento emocional. En estos casos se genera un trastorno por estrés postraumáutico que requiere de un tratamiento adecuado.

Problemas en el colegio. Ya sea porque el menor sufre acoso escolar o porque tiene un deficiente rendimiento académico debido a desmotivación, hipolaboriosidad, actitud negativa con los profesores, con los compañeros o con el propio colegio… Puede producir serias alteraciones del sueño y miedo a dormir solo. Asimismo, será necesario consultar con un profesional si la situación se perpetúa y se altera notablemente la calidad de vida del niño.

Relaciones con nueva pareja de mamá o papá. Si el menor ocupa el lugar que debería estar ocupando la nueva pareja de mamá o pareja, se establece un obstáculo nuevo en la relación con dicha persona y, al mismo tiempo, de la pareja entre sí puesto que no pueden mantener una intimidad en la que tener relaciones sexuales, por ejemplo, lo cual puede acabar con la propia relación de pareja.

¿Qué consecuencias se pueden esperar? 

El menor puede acabar siendo tan dependiente que, al ser adolescente, no pueda pasar – por ejemplo, de acampada – una noche fuera de casa.
El niño se puede sentir confuso acerca de su rol en la casa, su tendencia sexual e, incluso, las relaciones que mantiene con sus padres. Aunque estas preocupaciones serán en forma de pensamientos recurrentes, el menor tiene tendencia a no hablar de ello, pero lo que sí es cierto es que, con el tiempo, acabará teniendo un trastorno más importante.
De forma poco saludable, los padres se verán abocados a una situación con poca intimidad y relaciones sexuales, lo cual acaba por deteriorar la relación.
Un sueño inadecuado compromete la segregación de cortisol o melatonina en los niños así como de la hormona del crecimiento lo cual puede producir alteraciones en la estatura.
Todo aquello que pueda perturbar el sueño del menor como ronquidos, ruidos, movimientos debidos al compartir una misma cama, favorece a medio y largo plazo la aparición de trastornos del sueño como insomnio, parasomnias, hipersomnia,…
Para los niños con miedos, dormir en la misma cama que sus padres, alivia transitoriamente el miedo durante la noche pero les complica enfrentarse a la situación temida.
Dormir con papá y mamá también puede tener efectos negativos en la seguridad, autoestima, afectividad o carácter.

Pautas para ayudar a un niño a dormir solo

Dar la señal de que es la hora de ir a dormir. Para crear un hábito, es necesario que exista una señal rutinaria y repetitiva que nos muestre que se ha iniciado, precisamente, dicha rutina. Para ello, deberéis tener en cuenta la edad del niño. Si es un niño de tres años y le dices que son las diez, no lo entenderá igual que si suena una canción – más bien relajante, tipo nana – a esa hora. Pero, sin embargo, si vuestro hijo tiene nueve años, le podéis decir que las 22 horas es la hora límite para irse a la cama.

Antes de la señal, los niños deben hacer actividades relajantes y tranquilas. Si diez minutos antes de que tu hijo se vaya a la cama estás jugando con él a la videoconsola, con un juego violento y de muchos destellos, piensa que habréis excitado a las neuronas por unas cuantas horas. Por tanto, no te parezca raro que esa noche no duerma. De la misma manera, no se le deben dar bebidas refrescantes que contengan cafeína.

Establecer una rutina. Marcamos la señal, acompañamos al niño a la cama y nos podemos quedar un tiempo leyendo un cuento o un libro o, simplemente, hablando. Pero hay que marcar un tiempo límite puesto que si nos quedamos más tiempo, corremos el riesgo de convertirnos nosotros mismos en una nueva señal, con lo cual se acabará convirtiendo en un hábito y, luego, en una rutina. 

Con niños mayores que pueden levantarse de la cama en cuanto os hayáis ido de la habitación, deberéis acumular mucha paciencia y volver a llevarlo a su cama, calmarlo y volver, junto con tu pareja, al lugar de la casa en dónde estuvieras. A pesar de que al principio el niño puede tener algo de ansiedad, lo acabará por comprender.

Fortalecer la rutina. La primera vez que consigáis que vuestro hijo despierte en su cama le debéis felicitar adecuadamente: aplausos, abrazos, besos, cosquillas, felicitaciones y alabanzas. Se debe sentir reconfortado y apoyado para que, de esta manera, se pueda quedar definitivamente establecida la nueva rutina.

Reiterar y perseverar. El hábito se debe mantener de una forma constante, cada noche, para poder crear una rutina. Cuando hayan pasado unos cuantos días, el niño ya se habrá acostumbrado y acaba interiorizando que debe dormir en su cama solo.

Lo que no debéis hacer. Llevarte al niño a vuestra cama si es un día que no se duerme. Una vez completada la rutina, apagad la luz o, en el caso de niños con miedos, dejar una luz tenue. Si es un niño más pequeño que empieza a llorar porque “ha visto un monstruo”, id a la habitación y tranquilizadlo allí pero sin sacarlo de su cama. Si hacemos lo contrario, no nos habrá servido de nada crear un hábito ni establecer una rutina y deberemos volver a empezar desde el inicio.

Decálogo para la buena higiene del sueño infantil

1. El sueño es un hábito que necesita de un aprendizaje y del respeto de un horario y condiciones favorables de temperatura, silencio y luz.

2. A partir de su cuarto o quinto mes, el bebé debe dormir en su propia habitación.

3. Desde que es pequeño, es importante enseñar al niño a dormir solo, no en el sofá o en la cama de sus padres por mucho que después sea trasladado a la suya. Se le puede ayudar con la lectura de un cuento y dejándole una luz tenue.

4. No es conveniente acostarse en la cama del niño hasta que se duerma ya que, así, se disminuye el desarrollo de su autonomía. Los fines de semana se le puede permitir que vaya un ratito por la mañana a la cama de los padres.

5. Es importante respetar una rutina a la hora de ir a la cama y enseñarle que hay que ir a dormir porque todos necesitamos descansar.

6. Si el menor se despierta a medianoche asustado, es necesario tranquilizarle, mimarle un poquito, pero mostrándose firmes en que continúe durmiendo solo.

7. No es recomendable permitir que a media noche se vaya a la cama de los padres, abuelos, hermanos…

8. Conviene no ponerle la televisión y ayudarle con suavidad a volverse a dormir.

9. No hay que premiar al niño por dormir bien sino enseñarle que eso es lo normal. Es aconsejable reducir el exceso de gratificaciones a los que se acostumbra ahora a los niños cuando cumplen con su deber.

10. Padre y madre tienen que compartir los mismos criterios y la misma autoridad ante la hora de ir a acostarse y respetar las normas del sueño.

María Dolors Mas es psicóloga

jueves, enero 21, 2016

ATRÉVETE A SER VERAZ- OSHO


Ninguna relación  puede florecer realmente si te reprimes. Si te proteges, si te escudas, solo llegan a encontrarse las personalidades, y el centro, lo esencial, se queda a solas. Y entonces solo tu máscara relaciona, no tú. Siempre que esto ocurre, en la relación hay cuatro personas, no dos. Dos personas falsas que se ven, y las dos personas reales cuyos mundos están completamente separados.

Ahí está el riesgo: si eres veraz, nadie sabe si tu relación será capaz de comprender la verdad, la autenticidad, si la relación podrá soportar la

tormenta. Existe un riesgo, y por eso la mayoría de las personas actúa con suma precaución. Dicen las cosas que deben decirse, hacen lo que debe hacerse, y el amor se convierte casi en una obligación.

Pero entonces la realidad sigue hambrienta, y no se sacia la esencia, que es cada día más triste. Las mentiras de la personalidad son una carga muy pesada para la esencia, para el alma. Existe un riesgo real y ninguna garantía, pero merece la pena correr ese riesgo.

Como máximo, lo que puede ocurrir es que se rompa la relación, pero más vale separarse y ser reales que seguir juntos e irreales, porque no resultará satisfactorio.

De la relación nunca surgirá la dicha. Seguirás sintiendo hambre y sed, arrastrándote, esperando el momento en que se produzca el milagro. Para que se produzca el milagro tienes que hacer algo: empezar a ser veraz. Incluso corriendo el riesgo de que la relación no sea suficientemente sólida y no puedas soportarla —la verdad puede resultar excesiva, insufrible—, porque entonces la relación no merece la pena. Y hay que pasar la prueba.

Arriésgalo todo por la verdad, porque en otro caso siempre te sentirás insatisfecho.

Harás muchas cosas, pero en realidad no te pasará nada. Te moverás mucho, pero no llegarás a ninguna parte.

Todo será absurdo, como si tienes hambre y solo fantaseas con la comida, una comida maravillosa, deliciosa. Pero la fantasía es la fantasía, no es real.

No puedes comer comida irreal. Puedes engañarte en ciertos momentos, vivir en un mundo de sueños, pero un sueño no te dará nada. Te arrebatará muchas cosas y no te dará nada a cambio. 


Intimidad - Osho

miércoles, enero 20, 2016

¡Cambia tus películas!


Pese a las apariencias, todos, absolutamente todos somos iguales, sí, tenemos diferente nacionalidad, diferente color de piel. Culturalmente tenemos diversas manifestaciones, en algunas culturas es válida la poligamia, en la nuestra la monogamia, algunos somos monoteístas, otros politeístas. No obstante, estas diferencias, y la lista es larga, todos los seres humanos somos iguales, y esta verdad absoluta la descubrimos cuando despojados de cada una de las capas superficiales llegamos por fin al centro del ser, al yo absoluto, al yo interno.

Las diferencias son capas exteriores, superficiales, que no permiten ver la realidad, obsérvalo a través de una cebolla, ésta posee una serie de capas externas, cuando quitamos cada una de sus capas llegamos por fin a la médula, entonces podemos ver y sentir su belleza esplendente.

Esto nos sucede a los seres humanos, tenemos una serie de capas y cuando las quitamos entonces nos encontramos con la verdadera esencia del ser: encontramos que nuestra naturaleza es la paz, su expresión es el pensamiento y su acción es el amor incondicional. Cuando nos identificamos con esa esencia, honrándola y respetándola en los demás y en nosotros mismos entonces encontramos la armonía interior que se refleja en el exterior, las dudas, los temores y la enfermedad se apartan de nuestra vida.

Es absolutamente revelador esto: que nuestra naturaleza es la paz, nos parece tan esquiva en la cotidianidad y por cosas triviales como una discusión, la perdemos. También la perdemos porque no podemos colmar plenamente nuestros deseos, y este es precisamente el reflejo que vemos a nivel nacional, la paz anda envolatada desde hace ya un buen rato y hacemos esfuerzos a todos los niveles para recuperarla.

Pero por qué perdemos la paz, porque olvidamos nuestra naturaleza divina; en el libro chocolate caliente para el alma, de Jack Canfiel y Mark Hansen, libro que le recomiendo a ojo cerrado, hay una historia que me encanta y nos refiere este olvido, escúchala:

Sachi, tiene 4 años hace dos días la mamita se fue al hospital y en pocos minutos regresará con papá, vendrán acompañados de su nuevo hermanito. Al siguiente día de la llegada del nuevo inquilino a casa Sachi pide: mamita, papito me permiten quedarme a solas con mi hermanito, pero mamá y papá están muy asustados, no pueden permitirlo, es posible que Sachi tenga un ataque de celos golpeé a su hermanito. No, responden papá y mamá una y otra vez. Pero Sachi insiste, ¡por favor! la persistencia y constancia al fin reciben premio: está bien Sachi, puedes quedarte a solas con tu hermanito.

Sachi sale emocionada como ráfaga que lleva el viento, entra al cuarto y cierra la puerta de un portazo, por el impacto, la puerta queda entreabierta, papá y mamá pueden ver y escuchar lo que sucede adentro: Sachi se acerca acariciando la cabeza del bebé y muy quedo le dice: hermanito vamos, dime recuérdame como es Dios, creo que lo estoy olvidando.

Igual que a Sachi, a ti y a mí se nos está olvidando cuál es nuestra naturaleza, absolutamente divina, hemos permitido que los temores, las dudas y las expectativas negativas sean nuestros inquilinos permanentes, para robarnos ese derecho divino que adquirimos al nacer: la paz y la armonía interior.

Regresar a la fuente es entonces el objetivo, cuando regresamos a ella, recuperamos la expresión pura del pensamiento y podemos proyectar la acción de ese pensamiento a través del amor incondicional, que se da sin esperar nada a cambio.

¿Y cómo es que nos olvidamos de esa naturaleza divina, para meternos en los rollos que la cotidianidad nos trae? ¿Quién juega papel determinante? Los hábitos mentales, creados a partir de la experiencia que tenemos con las personas que nos influenciaron desde la infancia.

Esos hábitos mentales constituyen los condicionamientos, algunos importantes para nuestra supervivencia por ejemplo comer. Si bien esos condicionantes son importantes para preservar la vida, existen otros nocivos, que lo único que hacen es debilitar nuestra estructura mental y menguar la salud. Uno de ellos, bastante frecuente es el de tremendizar: esto es llevar pensamientos a sus extremos máximos posibles. “Crear películas mentales, fatalistas”.

Es el caso de la madre que está esperando su hijo y como se está demorando ella empieza a tremendizar: que tal que lo hubiesen atracado, que tal que lo hubiese atropellado un carro, que tal que lo hubiesen secuestrado, que tal que...

Esta conducta de tremendización es absolutamente devastadora para nuestro sistema inmune, es decir que somos fácil presa de las enfermedades, pues la mente no distingue entre lo que sucede en forma real y las creaciones, proyecciones mentales o pensamientos. Observa las reacciones que tienes cuando tremendizas: tu corazón late aceleradamente, tu presión cardíaca y arterial son mayores, tus palmas están sudorosas, tus pupilas dilatadas, ¡los mismos síntomas de cuando la situación se presenta en forma real!

A lo que conduce este habito es a crear una situación de stress y angustia constante, por todo tipo de situaciones: si el marido se demora, si es llamado a comparecer ante el jefe, si se incrementa el costo de vida, si la hija sale de paseo, si....absolutamente por todo, este tipo de postura conduce a deteriorar la salud mental y física.

¿Qué hacer entonces? Existen varias técnicas, fáciles, sencillas, aplícalas y me sentiré encantada de ayudarte en esos difíciles momentos, además te sentirás más dueño de tu propia vida, recuperarás tu verdadera naturaleza, ¿recuerdas cuál es? La paz.

Cuando empiece a tremendizar o a tener pensamientos obsesivos piensa en rompe - ciclos, tres técnicas fáciles: 1.estiramiento, 2. respiración, 3. observación. Son tres opciones para aplicar de manera individual o si el espacio te lo permite practica una después de otra en su orden: 1. Estírate como un gatito, desperézate, involucrando cada una de tus partes. 2. Haz conciencia de tu respiración, sin controlarla: te das cuenta de cuándo inhalas, del ligero espacio vacío y de la exhalación. 3. Observación, la técnica reina: observa tu mente, lo que pasa por allí, tus pensamientos. ¡Te encontraras con una impactante sorpresa!: la mente se avergüenza cuando la observamos y entonces permites que una deliciosa paz te envuelva.

Luz Marina Hoyos Duque 



Articulo para la revista Negocios 
Periódico La Patria 
Medellín, julio 15 de 1998 






martes, enero 19, 2016

Un terapeuta no es alguien con quien charlas


En pleno siglo XXI he escuchado frases ligeras tales como “ir al psicólogo es un símbolo de debilidad”, “el psicólogo es alguien que te aconseja”, “alguien con el cual puedes charlar”.

Quien asume el compromiso o el reto de asistir a terapia es alguien que se pregunta, que atraviesa por una angustia, que no se siente cómodo con el síntoma que está pulsando y sabe que necesita de otro para ir al siguiente nivel, que está dispuesto a abrir su alma para permitir conectar con el origen de los síntomas. Nunca espere un consejo de su terapeuta, si así fuese podríamos diseñar un vademécum de consejos que estaría a disposición en las librerías de todo el mundo y todo aquel que acusara un síntoma podría acudir a él para ponerlo en práctica y salir al otro lado. ¡Nada de eso¡ Los seres humanos somos únicos. Es sorprendente observar como personas del mismo rango de edad, el mismo contexto y problemas similares encuentran el origen de sus síntomas en circunstancias que se encuentran en las antípodas. Cada consultante es un libro nuevo sobre el cual el terapeuta empieza a leer.

¿Síntoma de debilidad? O mejor diríamos síntoma de coraje y valentía para auto-observarse, para permitirse explorar y conectar con su sabiduría interna, para salir de esa zona de confort inconfortable, para sacudirse del síntoma y visitar los prados de una vida con mayor autoconsciencia que le genere mayor disfrute y libertad. Es alguien quien tiene la disciplina para recoger las herramientas que se le entregan, para reconocer sus debilidades y empoderarse en sus fortalezas.

Finalmente un psicólogo no es alguien con quien se charla, para eso están tus amigos.

Mamá habla a tu hijo mientras duerme



En mi seminario cómo lograr el éxito a través de la armonía física, mental e interior, sugiero a las madres esta terapia, hablar a sus hijos de forma positiva y constructiva mientras ellos duermen. Es un  momento precioso para afianzar su confianza y seguridad a través del amor que tu como madre le brindas. Los resultados son realmente sorprendentes.  Aquí la bella historia de una colega que logró llevar a su hijo autista a otro nivel.  

Es muy importante decirle estas palabras a tu hijo todos los días, ya sea que sufra de autismo o no. La psicóloga Olga Valjajeva entrega una sencilla receta que usó en una batalla contra el autismo de su hijo. Enfrentó este trastorno y se preparó para luchar. Olga Valjajeva llevó a su hijo al doctor con más frecuencia. Un psiquiatra le dio un regalo invaluable; él le comentó sobre un tratamiento para el autismo en una clínica de Inglaterra.

Las madres de los niños afectados, cada noche, implementaban una simple terapia. Esperaban que su hijo o hija se durmiera, y luego, después de 15 minutos, cuando el niño entraba en la fase activa de sueño le decían:

“¡Te amo! ¡Estoy orgullosa de ti! ¡Estoy encantada de que seas mi hijo! ¡Para mí eres el mejor hijo del mundo! ”

Los médicos de la clínica han comparado a los niños cuyas madres hacen este ejercicio en las noches, con los niños a los que nadie ha hablado en las noches. Los resultados fueron dramáticos: los niños que recibieron las palabras llenas de amor, se recuperaron mucho más rápido.

Olga dice:

“Al principio dije sólo esas palabras a mi hijo. Más tarde, empecé a improvisar y agregar otras palabras, llenas de amor. Cinco años han pasado desde entonces, y yo todavía las susurro en la noche para mis dos hijos. Mi hijo mayor ya no sufre de autismo. ¡Estoy segura de que mi terapia nocturna jugó un rol importante!

Hay algo muy importante para mis hijos y para mí: ¡la magia del amor maternal está trabajando en ambos lados! Un maravilloso sentimiento de cercanía se creó con ambos. Por la noche, mientras los abrazo y les digo una palabra gentil siento cómo nuestra cercanía mutua crece y se fortalece. El resto está en el pasado, todo lo que nos estaba haciendo daño -peleas y malentendidos mutuos.

Con el tiempo, he leído que a un niño se le debe decir constantemente:

– Si pudiéramos elegir, de todos los niños del mundo, ¡te elegiríamos sólo a ti!

y: – ¿Te he dicho hoy que te quiero mucho? Me di cuenta de que para un niño es muy importante sentirse especial y necesario para los padres tal cual es.

Esto es lo que les digo: Estoy muy contenta de que existas.

Esta afirmación es especialmente útil para los hijos que fueron no deseados. Por ejemplo, si tu querías una hija y por mucho tiempo no te podías conciliar con el hecho de que tuviste un varón, es importante transmitirle al niño: ¡Estoy feliz de que eres un niño!

Qué más debería hablar con el niño: ¡Te quiero mucho! ¡Eres NUESTRO hijo querido! Aquí la palabra clave es “nuestro”. Ayuda al niño a aceptar por igual a ambos padres.

Durante el día, si peleaste con el niño, dile: Lamento que hayamos llegado a una situación en la que tuve que retarte.

Nunca diga todas estas palabras mecánica: ¡Te amo! ¡Estoy orgulloso de ti!

Las palabras ayudan mucho cuando se tejen con los sentimientos. Así que dilas con mucha emoción sincera.

A partir de mi hijo, me di cuenta de que las palabras juegan un rol curativo, si es que estas salen del interior. La relajación logra llegar y el espasmo interior desaparece.

El tratamiento de la terapia con palabras de amor no tiene que durar mucho tiempo. Sólo tres a cinco minutos llenos de emociones fuertes. Es importante que lo hagas todos los días. No te olvides de decirle al niño todas estas palabras, varias veces durante el día también en vigilia.

Sin ninguna razón, cuando pases a su lado, con suavidad abrázalo y besa su cuello. Lo recordará por toda la vida.

domingo, enero 17, 2016

Sigue tus sueños y vive tu pasión


serfelizesgratis.org Desde muy pequeños, a muchos de nosotros se nos dijo de manera intencional o accidental que perseguir un sueño es difícil, peligroso e incierto y nos educaron para acoplarnos a un sistema de trabajo duro, de renuncias y sacrificios, en el que muchas veces se antepone el dinero sobre la felicidad.

Afortunadamente muchos estamos cuestionando ese modelo, y hoy en día somos cada vez más las personas que nos arriesgamos a vivir nuestros sueños, a ser libres, felices y a buscar la manera de ganarnos la vida haciendo aquello que realmente nos apasiona. No es fácil, pero tampoco es difícil, solo se requiere mucho trabajo y disciplina.

Seguir un sueño generalmente implica emprendimiento; emprender nunca ha sido sencillo, pero equivocadamente se nos ha hecho creer que es difícil, cuando en realidad no lo es, y tenemos que estar convencidos de ello. Alguna vez, en medio de una entrevista alguien pregunto a Steve Jobs, creador de Apple, acerca de la clave de su éxito, a lo cual respondió: "nadie me dijo que no podría o que sería difícil, solo me sugirieron que hiciera lo que yo encontrara correcto".

Debemos respetar nuestros retos, asumirlos con altura, tener valentía para trabajar duro, la confianza para creer en nosotros y en nuestras decisiones y la fuerza mental para no dejarse ganar la lucha por la ansiedad. No es sencillo, pero tampoco es difícil. Nunca pienses en que alcanzar un sueño es difícil y nunca permitas que alguien te lo diga, pues si aceptas esa verdad, de alguna forma predispones el terreno para el fracaso. Convéncete que para alcanzar un sueño solo se requiere intención, acción y perseverancia y que tal como sean tus acciones serán tus resultados.

Solo sigue tus sueños y vive tu pasión!

sábado, enero 16, 2016

LOS DIFERENTES PARTOS Y SU SIGNIFICADO


Cuando nuestros padres nos concibieron vivían circunstancias que moldearon el “Proyecto” que tenían de forma consciente o inconsciente para nosotros y que consistió en sus vivencias, frustraciones, traumas, etc. Es el bebé quien decide que comience el parto y este es uno de los momentos claves de nuestra vida. Nuestro nacimiento pautará el resto de “nacimientos”; inicios de trabajos, relación de pareja, proyectos etc.

Parto provocado: A partir del momento en que se provoca el parto, no damos la oportunidad al bebe a que lo ponga en marcha, por lo tanto tenemos aquí a personas que tendrán dificultades en la vida para iniciar cosas. Si la mujer se ha puesto de parto y el médico decide estimular para que vaya más rápido. Lo que vamos a encontrar es personas que estarán en estado de urgencia en relación a la acción.

Cesárea: Puede experimentarse como un síndrome de interrupción, sentir que ha sido desviado de su camino o expulsado de su medio.

– Cesárea de urgencia: Por lo menos el niño ha puesto en marcha la acción, el trabajo se ha hecho y lo vamos a sacar porque no hay otra posibilidad. Esto va a dar unas personas que ponen en marcha una acción y al cabo de un momento se paran. Es como si siempre tuviésemos que ir en busca de ellos, en el vientre de su mama.

– Cesárea programada: El bebé no pone en marcha la acción, el trabajo no se hace y esto significa que cogemos al bebé y lo arrancamos. Esto a menudo da personas que se sienten totalmente impotentes ante la vida, como si fuesen totalmente incapaces por ellos mismos de llevar a cabo las cosas y decidirse por ellos mismos.

Dificultad a la hora de terminar las cosas o de llegar hasta el final de algunas. Necesidad de ayuda externa, a veces divina, como un milagro que salva en el último instante. Puede ocasionar también miedo a la luz, a los objetos cortantes y culpabilidad por ser el causante de “las heridas” de su madre.
Nacimiento mientras la madre está inconsciente:

Si la anestesia tiene una dosis elevada, el bebé llega dormido. Son personas que de repente ponen en marcha una acción y de repente hay como una especie de cansancio y se ponen a dormir.

Tendencia a evadirse y a desconectar desconectando de las emociones y los sufrimientos, bien espontáneamente o bien por medio de la toxicomanía, que parece favorecida en estos casos. No consigue arreglar los problemas por él mismo. Si la madre muriera, al hijo le quedaría una culpabilidad que le acompañaría toda la vida, la felicidad le estaría prohibida por haber matado a la madre.

Nacimiento prematuro: Expresa la necesidad de nacer “ya”. Puede ser porque la madre esté ausente (asustada o enferma), o que haya sufrido abortos previos. Las personas suelen presentar inquietud por la puntualidad, miedo a llegar tarde, a hacer esperar a los demás. Impresión de fragilidad, debilidad y vulnerabilidad.

Nacimiento tardío o prolongado: Ante una dificultad o conflicto, la madre quiere retener al niño porque no es el momento o no se siente preparada. Tienen dificultad para iniciar acciones, problemas para gestionar el tiempo, en el sentido de generar ciertos retrasos.
Parto rápido: Personas apresuradas y nerviosas, siempre corriendo. Quieren todo con inmediatez y apresuran a todos. Mucha energía, hiperactivos. Buenos atletas. Sienten que logran el éxito con rapidez. Lo hacen todo muy rápido, que tienen muchas ideas y llevado al extremo pueden presentar patologías de tiroides, hipertiroidismo.

Parto lento: Personas que no tienen ninguna prisa, lo hacen todo con lentitud el nacer despacito me salvo la vida, son personas perezosas, en algunos casos con sobrepeso y pueden dar patologías de hipotiroidismo
Nacimiento con fórceps o ventosas

¿Qué conflicto tiene la madre con el padre? El bebé pone en marcha el nacimiento, habrá el trabajo de parto, hay dilatación de cuello y el bebé se va a canalizar, pero en el momento de salir está bloqueado. Aquí utilizaremos los fórceps o ventosas para sacar al bebé. Esto va a dar en la vida gente que tiene dificultad en llegar al final de las cosas en soledad, porque el nacimiento va a programar en nosotros un esquema de acción. Estas personas, cuando actúan y hacen cosas importantes en su vida, ponen en marcha la acción con facilidad, la acción se hace pero en un momento dado se bloquean. No les gusta que les controlen, temen el dolor, el contacto físico, necesitan ayuda exterior y se desconectan de sus emociones.

Son personas con dificultad en llegar al final de las cosas por si solos, que tienen una forma de dependencia y en el trabajo siempre están buscando socios. Tiene que hacer las cosas en grupo, porque es lo que pasó, pues así se programó en el nacimiento.

Se sentirá manipulado por los demás y forzado, obligado a actuar. La ayuda que le llegue le hará siempre daño. Cefaleas, migrañas, neuralgias…

Nacimiento con vuelta del cordón umbilical: Puede haber una memoria Transgeneracional relacionada con salvar la pareja, con ahogos, ahorcamientos…(memoria de cuello) El bebe pone en marcha el parto, el trabajo se hace, el cuello se dilata, el bebe se pone en el canal y el cordón hace como un elástico y se ahoga. El cerebro va a registrar que la autonomía es un peligro de muerte y va a dar personas que tiene dificultad en ganarse la vida y ser autónomos financieramente, porque en el momento del nacimiento, si sale del vientre se muere y si no sale, también. Pueden ser personas que están estudiando muchos años, o en el paro, o asistidos socialmente… o por los padres.

Son buenos en situaciones de crisis, se sentirá “ahogado” en sus relaciones. Puede rechazar la comunicación y la expresión, usceptibles a la sensación de asfixia.

Nacimiento de pie: Una persona que ha nacido en estas condiciones puede tener miedo a ir hacia delante en la vida. Asume que “la vida es una lucha” y él no es capaz de hacer bien las cosas. Sensación de ser inoportuno y culpa por las heridas/dolor causadas a la madre.

Parto transverso: Significa “no quiero salir” o “se perdió al buscar la salida. Son personas con mucha confusión y oposición; en muchos momentos sentirán que para “sobrevivir” deben tomar una dirección equivocada.

Parto de nalgas: “Debo demostrar quién soy”. “Voy marcha atrás”, miedo de ir hacia delante. Pueden presentar retraso escolar y repeticiones de curso. También es una manera de hacer mostrar su sexo, si querían un niño y es una niña por ejemplo.

Aspiración de líquido amniótico: Produce mucha rabia, el niño lo vive como una traición por la falta de colaboración de su madre. Tienen sensaciones de ahogo y posibles ideas de suicidio.

Todas estas indicaciones nos marcarán indicios a la hora de buscar la historia que hay detrás de la historia. Es muy importante que las madres no caigan en “culpabilidad”, la mayor trampa del ego, ya que todo síntoma del embarazo y parto, tendrán relación con memoriastransgeneracionales de nuestros ancestros y con conflictos emocionales vividos en los que la persona no tenía a su alcance recursos para gestionarlos mejor, es una ley innata, que todos hacemos lo mejor que podemos, con los recursos que tenemos, en cada momento.


-Dr. Salomon Sellam-

viernes, enero 15, 2016

El único lugar en el que puedes encontrarte es el ahora


Necesitas tiempo para la mayoría de las cosas de la vida: para adquirir nuevas aptitudes, para construir una casa, para especializarte en alguna disciplina, para prepararte una taza de té... Sin embargo, el tiempo es inútil para la cosa más esencial de la vida, para la única cosa que importa; la autorrealización, que significa saber quién eres más allá del yo superficial; más allá de tu nombre, de tu forma física tu historia personal, de tus historias.

No puedes encontrarte a ti mismo en el pasado o en el futuro. El único lugar donde puedes encontrarte es en el Ahora.
Los buscadores espirituales buscan la autorrealización o la iluminación en el futuro. Ser un buscador implica necesitar un futuro. Si lo crees así, entonces esto se vuelve verdad para ti: necesitarás tiempo para que llegues a darte cuenta de que no necesitas tiempo para ser quien eres.

Eckhart Tolle