jueves, junio 02, 2016

¡Haz un buen negocio!


Una paciente me contó que un par de hermanas suyas se pelearon y por más de veinte  años,  no se cruzaron palabra alguna.
¡Increíble! Este par de chicas ignoraban que el resentimiento y el rencor  es un veneno que llena tu organismo de sustancias que te hacen daño y reduce  las hormonas del contento y la felicidad. Es decir, se incrementa el cortisol, la hormona del estrés y la enfermedad, por qué crees que cuando vas al médico con una alergia, un malestar aquí, un síntoma allá el médico sentencia: estrés, además se te baja la oxitocina, la hormona del amor y la felicidad. En definitiva, el resentimiento  al único que daña es a ti mientras que  el otro anda por la vida sin ni siquiera hallarte en el mundo.
Perdonar no significa estar  de acuerdo con quien me hizo daño, definitivamente no. Perdonar es un regalo que me doy a mi mismo, es  liberarme de las cadenas  y la prisión que me atan al otro. Significa dejar ir.  
Si te es difícil, busca ayuda, en terapia  psicológica,  cuando hacemos resignificación, eso es lo que hacemos perdonar, miramos las cosas desde una nueva perspectiva, con el entendimiento y los recursos de la persona de hoy, no con las falencias del niño. 

¡Hazlo por ti, es un maravilloso negocio!  ¿Negocias? 

1 comentario:

Ana Maria Ramirez dijo...

es muy difícil perdonar a quien te continua haciendo daño...no he encontrado la solución...